Ella es mi descanso- Peregrinar para descansar a los pies de María

Dice San Luis María Grignion de Montfort:

“antes prefiero morir que vivir sin ser todo de María”.

10-630x472

Qué necesaria es la relación con María, pero no solo como nuestro auxilio, o como Madre del Salvador. Ella es nuestra Madre, y tener una relación de Madre-hijo/a con ella es tan imprescindible como la relación filial con el Padre celestial. Porque son fundamentales los lazos con nuestras madres respectivas, pero hay cosas que no pueden darnos. Gracias, favores y cuidados maternos que van más allá de los cuidados de este mundo, que vienen dotados de toda la sobrenaturalidad de Dios, y que solo María, Madre de Dios y de la humanidad puede darnos.

Anda el mundo tan revuelto. Cada vez nos pesa y nos cuesta más, a los que vivimos a la luz de la Palabra de Dios, movernos en él sin sentir repulsión por las cosas que vemos. Hablamos no solo de la corrupción generalizada, que ha existido en todos los tiempos, sino mucho más que eso. El frío, la crueldad y la indiferencia, la alarmantemente creciente oleada de perversión. Hemos entrado en la era del “todo esta permitido”.

Hay que decirlo, este “todo esta permitido” nos descompone. No podemos soportar, al menos no yo, la agresión permanente como forma de vinculación, la socialización de la droga como sustituto de las relaciones legitimas, la presión estatal para que nuestros niños adopten como natural lo que para el cristiano es inconcebible, que cada vez cueste más que nuestros niños se hagan de un futuro, cada vez menos derechos y más obligaciones. Todas estas presiones se traducen en los tratos cotidianos, y se convierte en graves. Hay que ser muy fuerte para que nuestras familias se sostengan en medio de este campo de batalla.

santuario-virgen-maria

Pero, en medio del panorama que nos rodea, hay un remanso, un descanso seguro que nos fortalece en medio de las sombras. Se llama fe. Se llama Jesús, se llama María. Se llama Eucaristía y Confesión. Se llama Santo Rosario. Se llama Iglesia. Se llama:

“Yo lo puedo todo en aquel que me fortalece”. (Fl 4, 13)

También se llama familia, pero a veces no la hemos sabido constituir como núcleo firme y unido.

Y el otro día iba tan cansada peregrinando al Santuario de María del Rosario de San Nicolás, que ni me daba cuenta de cuánto, despues de soportar meses de crueldades de estas, mi familia y yo. Porque con poco, todos estos males que parece lejanos, se nos meten en la vida cotidiana sin aviso y con una contundencia que espanta. No hace falta ni asomar la nariz a la puerta para sufrir los males de esta era.

santuario-maria-del-rosario-de-san-nicolas-1 (1)

Al llegar a los pies de María, que reposa sobre un pedestal de más de un metro de altura, me arrodillé. Es decir que ni siquiera pude descansar en ella, solo en el pedestal que la sostiene. Porque no llegaba. Pero solo estar a sus pies fue de tanto descanso que cinco minutos ahí, inclinada sobre su pedestal, bastaron para reponerme.

Ella es mi descanso. Qué necesario es ir a la Madre, y descansar en Ella para no sucumbir en la realidad que nos toca vivir a los de esta era insufrible que todo lo permite. Qué necesaria es toda la vida de la Iglesia para descansar. Ya nos lo dijo el Señor:

“Vengan a mí todos los que están afligidos y agobiados, y yo los aliviaré” (Mt 11, 28).

Es así, yo lo tengo comprobado. Sin embargo existe un requisito. La no negociación. He visto como muchos fieles se acercan a María en su necesidad, real necesidad, pero solo a pedir. La relación con María, como con la Santísima Trinidad es de amor, y en familia con Dios nos ayudamos. No debe ser María una ayudadora nuestra, sino nuestra Madre buena, que acude en auxilio de sus hijos afligidos por el desgaste, el dolor y el cansancio.

Y lo digo por experiencia. Hubo un tiempo que muy poco sabía sobre la fe, y mucho menos la sentía. Y acudía a Dios y a María en esos términos. Y que oración tan vacía me resultaba. Pero andando se hace el camino, y mi Madre, que anhelaba que la amara, me ayudó a que lo hiciera. Y la relación con ella, como se hace con todos, se construyó de a poco pero con base segura y verdadera. Ella es mi Madre, y yo soy su hija. Ella me ve mal y me consuela. Ve que tengo sed y me da de beber, me ve alegre y festeja conmigo y yo le comparto todas mis alegrías porque no puedo no incluirla en todo lo que me pasa. Es parte de mi familia, una fundamental e importantisima parte de mi vida.

  estampas2

Madre, dame el poder darte todo lo que me das. O al menos el amor, en serte fiel, y en Vos a tu Hijo.

Sin título

TOTUS TUUS MADRE

Toda de María

Elisa Shejtman

(Las fotos son de otros peregrinos. No llevé cámara)

Anuncios

2 pensamientos en “Ella es mi descanso- Peregrinar para descansar a los pies de María

  1. Pingback: EL INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA Y EL ROSARIO-I | Virgen Peregrina del Barrio San José

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s