Contemplar los iconos. 1. La Anunciación.

Recuerdo que alguna vez, en una excursión colegial a una museo, donde yo no iba de alumna sino de profesora, literalmente “tropecé” con una muestra temporal de Iconos Rusos. Eran tiempos en los que yo todavía de católica nada de nada, aunque si de amor a Dios. Porque eso siempre estuvo, a la deriva y sin orientación, pero siempre estuvo. Y recuerdo el impacto que tuvo sobre mí esa muestra a la cual fui a dar por casualidad en aquel museo. Olvidé, confieso, totalmente mi rol docente porque el corazón completo se me fue de cabeza a donde Dios estaba sin que pudiera evitarlo.
Para los conversos tardíos, y quien lo sea me dará la razón, Dios va poniendo una suerte de señales de neón en el rumbo de nuestras vidas para que, sin ser para nada conscientes de ello, encontremos el camino correcto. Para mi no fue solo esto. Han habido tantísimas otras oportunidades en las que Dios, con sus señales de neón, o “con la vara y el cayado”, me indicó como llegar a esta amada casa que es mi Santa Iglesia Católica.
Luego, al mirar hacia atras en un recorrido por nuestra historia, podemos reconocer con claridad aquellos momentos en los que Dios obró para que lo encontremos. Esta muestra fue una de esas ocasiones.
Por eso es que he ganado un amor muy particular por los iconos. Y quisiera hoy comenzar a tratar este tema. Porque veo que estas imágenes circulan mucho por el mundo de la evangelización, pero pocos conocen la riqueza contenida en lenguaje gráfico y simbólico que contienen estas preciosas reliquias de la cristiandad. Pues un icono no es una pintura, sino una oración.
Un icono no es el resultado posterior, o siguiente, luego de una contemplación o de haber rezado y meditado algun misterio del Señor. Un icono es una oración, o una contemplación, que, a medida que el iconoclasta pinta, se va concretando el mensaje y la Palabra de Dios en un proceso en el que el Espíritu Santo interviene de pleno. Por lo cual, en este proceso, el icono no se pinta, sino que se escribe, pues las imágenes hablan y relatan cosas que Dios quiere que el interlocutor transmita a medida que el trabajo se va realizando. Un iconoclasta nunca sabe cómo ni cuando acabará la obra, pues es Dios quien lo decide. Es Su santa palabra escrita con imágenes visuales como proceso de oración.
Por lo cual, quien lo realiza, debe ser una persona de oración contemplativa, profunda conocedora de las Escrituras, de mucha docilidad a la acción del Espíritu Santo, y sobre todo entender, que esto es un don de Dios. Es Él quien concede orar y escribir los iconos como manifestación de Su palabra.
Así que pues, nos lanzamos a Contemplar los iconos. Con la debida aclaración de que toda la información que vean en página será fruto de mis investigaciones particulares. Y si hubiera alguien que conoce mejor el tema que yo, y viera que cometo algun error, le suplico me avise para corregirlo debidamente.
Y como estamos en el mes de Octubre, iniciaremos este recorrido conforme a los misterios del Santo Rosario. Allá vamos…


Serie Contemplar los iconos

1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas 

10- La Crucifixión de Jesus


Icono de la Anunciación

María:

El esquema es muy simple: el ángel da su anuncio a una joven muchacha que está hilando la púrpura de pie o sentada. Teje místicamente la vestidura purpúrea del cuerpo del Salvador en su interior, es el Rey Dios y Hombre. En algún caso tiene entre las manos un recipiente como jarra, y está junto a una fuente, esta variante es muy antigua o lee con actitud devota.

mano virgen

En su mano sostiene el hilo con el que esta trabajando.

La Virgen en los iconos es representada joven. A menudo la cabeza de la Virgen está inclinada ligeramente como símbolo de la humildad de María, siempre solicita a la voluntad divina. «Yo soy la servidora del Señor, que se cumpla en mí lo que has dicho» Lc 1, 38. La mano levantada simboliza su respuesta al angel.

cabeza virgen

¿Pueden ver los tres rosetones sobre el manto de la Virgen? Representan la triple virginidad de María, antes, durante y despues del parto.

El color rojo del manto virginal simboliza la sangre, el principio de la vida, belleza, juventud, amor. Es el color del Espíritu Santo, fuego. Es símbolo del sacrificio y del altruismo. El tinte es rojo amarronado. El color amarronado, lo cual indica la humildad, la tierra arada que se presta a recibir la semilla con la que fructificar. Y el halo amarillento por supuesto su santidad.

Esta sentada en la “sede”. Un trono de realeza indicado por el sillón trabajado y el almohadón rojo. El purpura que asoma de los vestidos de María tambien indican realeza. En la antigüedad el oro y la púrpura estaban reservados solo al emperador y familiares. Se quiere evidenciar  la realeza divina que rodea a la Virgen.

trono

El Arcángel Gabriel:

angel

Empuña con la mano izquierda un largo bastón, símbolo de autoridad y dignidad del individuo, del mensajero, del peregrino. Pues el ángel responde a estas características. La mano derecha se extiende cual si quisiera poner el anuncio, señal visible de una palabra  que pasa  de un individuo a otro. Acompaña a la mirada dirigida a María. Sus dedos se colocan a menudo, no en el típico gesto  alocutorio, sino en el gesto de la bendición bizantina.

Los tres dedos  abiertos (índice, corazón y meñique) quieren recordar la Trinidad y que el Cristo es una de las tres personas divinas. Los dos dedos replegados (pulgar y anular)  quieren recordar que en Cristo subsisten dos naturalezas, la humana y la divina, pero generalmente en las representaciones de la Anunciación no están visibles, porque el misterio de la Encarnación aun debía comenzar.

A menudo la figura angélica emana una sensación de vitalidad, de movimiento, pero su rostro trasluce una expresión de perplejidad.

La escena:

Desde lo alto un rayo viene a posarse sobre ella. Representa al Espíritu Santo, a menudo en forma de paloma, pero no es un rayo de luz sino de sombra: “El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra”. De nuevo vemos el color azul purpura, de la realeza divina.

rayo y arbolEl árbol brotando representa el árbol de la Vida, que es Cristo que viene para vencer a la muerte.

Alli mismo podemos ver tambien sobre los edificios un velo rojo que los cubre. Es una alusión al velo del templo y símbolo del velo del cuerpo del Salvador que estaba sobre ella antes de entrar en ella. Así lo expresa Efrem el Sirio en su Primer discurso sobre la Madre de Dios.

El edificio, que esta detrás del ángel, hace referencia a los templos paganos, incluido el de Jerusalén. La efigie representada en el medallón del tímpano mira en dirección contraria al misterio que se desarrolla en María. Simboliza que ninguna religión antigua puede comprender ni abarcar el misterio de la Encarnación, es algo nuevo.

El jarrón de flores. Puede tener diversos orígenes:

flores

 El más antiguo, por corresponder a la iconografía primitiva, seria el aguamanil que llevaba la Virgen al hombro camino de la fuente cuando recibió el saludo del ángel, que ahora es colocado en posición ornamental y transformado, por no saber el significado, en jarrón ornamental con flores.  O también la imagen del epíteto dado a María en el Himno del Akatistos “Flor de Incorruptibilidad” y difundido en Occidente por Bernardo de Chiaravalle como “Lirio de castidad inviolada”. Este motivo lo conservan muchas representaciones occidentales de la Anunciación.

En algunos iconos sale representada una fuente. No en este caso asi que pondremos otro ejemplo:

La fuente es esa suerte de columna alargada junto a la Virgen:

fuente

Está ahí para subrayar la disponibilidad de lo creado a recibir el agua de la vida: Cristo en María. El pozo en culturas antiguas y en particular la hebrea, tiene atributos sagrados, pues realiza una síntesis de los tres ordenes cósmicos: cielo, tierra, infierno y de los tres elementos: agua, tierra, aire. Realiza una escala de salvación que une entre ellos los tres  planos de lo creado. En hebreo el pozo reviste también el significado de mujer y esposa.

Finalmente un ultimo detalle a explica. Todos los iconos son pintados con dos características fundamentales. La primera es la falta de profundidad o perspectiva. Los objetos parece que se nos vienen encima porque están rebatidos. Es una característica de la pintura del medioevo que se ha conservado hasta nuestros dias. Pues no es realismo lo que se quiere trabajar sino el lenguaje simbólico.

La segunda característica es esta conjunción de escenas o circunstancias que se superponen en un mismo icono. Aquí, el ángel le anuncia a María, y no aparece nadie mas. Pero veremos iconos en los que por ejemplo, ocurren varias escenas a la vez, como narrando toda la historia por partes, y todas contenidas en una misma obra.

Para terminar los dejamos con un verso de Akathistos:

La virtud de lo Alto
la cubrió con su sombra
e hizo Madre a la Esposa Inviolada.
Aquel seno por Dios fecundado
germinó como fértil arada
para todo el que busca la gracia
y aclama:

¡Aleluya!

Fuente: http://www.mercaba.org/Iconos/01/anunciacion.htm

Anuncios

14 pensamientos en “Contemplar los iconos. 1. La Anunciación.

  1. Linda entrada. Justo en estos días he estado leyendo bastante de los íconos. Son un trabajo de arte precioso y su simbologìa muy interesante. Me han gustado mucho los íconos marianos de la Iglesia Ortodoxa.

    Tambièn es muy fascinante que se diga, segùn la tradiciòn, que el primer ícono lo pinto San Lucas. Un salu2.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Gracias Pablo XS!
      En efecto, hay varios iconos de la Virgen atribuidos a San Lucas. Y no me extraña, que habiendo conocido a la Reina en persona terminara tan enamoradisimo de Nuestra Madre Santísima como para retratarla tanto. Ya le dedicaremos entrada al apóstol, que amerita y mucho.
      Gracias por tu comentario. ¡Bendiciones!

      Me gusta

  2. Pingback: Contemplar los iconos. 2- La Visitación. | Virgen Peregrina del Barrio San José

  3. Pingback: Contemplar los iconos. 3 – La Natividad… y una yapa. | Virgen Peregrina del Barrio San José

  4. Pingback: Contemplar los iconos. 4 – La presentación del Niño en el templo. | Virgen Peregrina del Barrio San José

  5. Pingback: Contemplar los iconos. 5- Jesus entre los doctores | Virgen Peregrina del Barrio San José

  6. Pingback: Contemplar los iconos. 6- Oración de Jesus en el huerto | Virgen Peregrina del Barrio San José

  7. Pingback: Contemplar los iconos. 7- La flagelación. | Virgen Peregrina del Barrio San José

  8. Pingback: Contemplar los iconos. 8- La coronación de espinas. – Virgen Peregrina del Barrio San José

  9. Pingback: Contemplar los iconos .10- La crucifixión del Señor – Virgen Peregrina del Barrio San José

  10. Pingback: Contemplar los iconos. 9- Jesus carga con la cruz. – Virgen Peregrina del Barrio San José

  11. Pingback: Contemplar los iconos. 11- El bautismo del Señor. – Virgen Peregrina del Barrio San José

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s