Contemplar los iconos. 4 – La presentación del Niño en el templo.

Serie “Contemplar los iconos”

1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas 

10- La Crucifixión de Jesus


La presentación del Niño en el templo.

En el cuarto misterio gozoso “La presentación de Jesus en el Templo, y la purificación de María”

Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor, como está escrito en la Ley: Todo varón primogénito será consagrado al Señor. También debían ofrecer en sacrificio un par de tórtolas o de pichones de paloma, como ordena la Ley del Señor. (Lc 2, 22-24)

Este icono suele presentarse muy similar en todas las versiones, solo que en algunos aparece la purificación de María y en otros no, como veremos luego.

Aquí suelen aparecer siempre cinco personajes. En la escena principal, que no se halla en el centro sino hacia la derecha, María entrega el Niño al anciano Simeón que, un tanto inclinado, muestra la adoración y reverencia a la Promesa de Dios, que tanto había esperado.

Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, que era justo y piadoso, y esperaba el consuelo de Israel. El Espíritu Santo estaba en él y le había revelado que no moriría antes de ver al Mesías del Señor. Conducido por el mismo Espíritu, fue al Templo, y cuando los padres de Jesús llevaron al niño para cumplir con él las prescripciones de la Ley, Simeón lo tomó en sus brazos y alabó a Dios (Lc 2,25-28)

María, Simeón y el Niño:

Simeón siempre aparece sobre una escalinata, por encima de los demás. Esto demuestra que tenía jerarquía sacerdotal. Incluso algunos iconos lo muestran con ropajes muy solemnes.

María esta revestida de los colores habituales. La túnica azul purpura, que como ya hemos dicho alude a que ha sido tocada por la divinidad. Recordemos que este color se utilizaba solo para figuras relacionadas al emperador o sus familiares. Y tambien su manto rojo amarronado, símbolo de sacrificio, vida y con el tinte amarronado de la humildad.

Podemos ver tambien como se repiten sobre el manto de María los tres rosetones que indican su triple virginidad.

El Niño no aparece como la tierna imagen de un bebe recien nacido, sino como la de un adulto sentado en su trono, en postura de autoridad.

Y un detalle importante en María, en Simeón, y tambien en José. Los tres tienen las manos cubiertas, en señal de que están tocando a Dios. Indica la reverencia que tienen hacia el Niño-Dios.

San José y Ana, la profetiza:

A la izquierda de la escena principal, José porta las dos tórtola que serán el sacrificio ordenado por la Torá.

En este icono, a diferencia del anterior, veremos a San José revestido de colores similares a los de María. Es que él tambien ha sido alcanzado por la divinidad de su Hijo adoptivo. Es su padre. Esto esta representado en el purpura de su túnica. También el color rojo del manto, aunque no tan amarronado como el de su Esposa. José ha sacrificado su vida y la ha puesto al servicio de la Vida.

Ana, la profetiza, esta vestida en tonos tierras, tambien como indicio de su virtud. No en todos los iconos, pero suele aparecer llevando un rollo desplegado en la mano. Señal de que profetiza y anuncia que la Salvación prometida y tan anunciada por los profetas del Antiguo Testamento al fin ha llegado.

Finalmente, el detalle del baldaquino:

Representa el presbiterio de una iglesia bizantina, esquematizando así el concepto de Templo. Dando la idea de que todo ocurre ante el Santuario del Señor. En algunos iconos el velo purpúreo que cubre los edificios del fondo, quiere expresar figurativamente el manto del Señor que llena todo el santuario y recubre todo lo creado.

Los dejamos con el episodio final de este pasaje del Evangelio, y la escena en la película “Jesus de Nazareth”:

«Ahora, Señor, puedes dejar que tu servidor muera en paz, como lo has prometido,
porque mis ojos han visto la salvación
que preparaste delante de todos los pueblos:
luz para iluminar a las naciones paganas y gloria de tu pueblo Israel».
La profecía de Simeón
Su padre y su madre estaban admirados por lo que oían decir de él. Simeón, después de bendecirlos, dijo a María, la madre: «Este niño será causa de caída y de elevación para muchos en Israel; será signo de contradicción, y a ti misma una espada te atravesará el corazón. Así se manifestarán claramente los pensamientos íntimos de muchos».
La profecía de Ana
Había también allí una profetisa llamada Ana, hija de Fanuel, de la familia de Aser, mujer ya entrada en años, que, casada en su juventud, había vivido siete años con su marido. Desde entonces había permanecido viuda, y tenía ochenta y cuatro años. No se apartaba del Templo, sirviendo a Dios noche y día con ayunos y oraciones. Se presentó en ese mismo momento y se puso a dar gracias a Dios. Y hablaba acerca del niño a todos los que esperaban la redención de Jerusalén. (Lc 2, 29-38)

Anuncios

11 pensamientos en “Contemplar los iconos. 4 – La presentación del Niño en el templo.

  1. Pingback: Contemplar los iconos. 5- Jesus entre los doctores | Virgen Peregrina del Barrio San José

  2. Pingback: Contemplar los iconos. 6- Oración de Jesus en el huerto | Virgen Peregrina del Barrio San José

  3. Pingback: Contemplar los iconos. 7- La flagelación. | Virgen Peregrina del Barrio San José

  4. Pingback: Contemplar los iconos. 8- La coronación de espinas. – Virgen Peregrina del Barrio San José

  5. Pingback: Contemplar los iconos. 3 – La Natividad… y una yapa. – Virgen Peregrina del Barrio San José

  6. Pingback: Contemplar los iconos. 2- La Visitación. – Virgen Peregrina del Barrio San José

  7. Pingback: Contemplar los iconos. 1. La Anunciación. – Virgen Peregrina del Barrio San José

  8. Pingback: Contemplar los iconos .10- La crucifixión del Señor – Virgen Peregrina del Barrio San José

  9. Pingback: Contemplar los iconos. 9- Jesus carga con la cruz. – Virgen Peregrina del Barrio San José

  10. Pingback: Contemplar los iconos. 11- El bautismo del Señor. – Virgen Peregrina del Barrio San José

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s