La hora santa en el huerto de Getsemaní.

Hermanos míos, quiero dejarles hoy una devoción que practico hace años. La aprendí de las hermanas salesas de la Visitación, cuando me consagré como guardia de honor del Sagrado Corazón de Jesús. Una práctica muy preciada que todos pueden realizar en los conventos de la orden de las Visitantadinas.

Esta devoción no es obligatoria, y aunque está dirigida a los Guardias de Honor todos pueden practicarla. Pío XI facilitó el tiempo para la Hora Santa al fijarlo desde la puesta del sol hasta su salida, aunque la hora más indicada es la de once a doce en la noche del jueves a viernes. Cualquier lugar es válido aunque es preferible la Iglesia y ante el sagrario a ser posible, para acompañar aquella agonía de Nuestro Señor en Getsemaní.

Les dejo el archivo descargable al final de la página.


LA HORA SANTA

La devoción de la hora santa tuvo su origen en la oración que Jesús hizo en Getsemaní la víspera de su muerte en la noche del Jueves al Viernes Santo. Consiste en pasar una hora entera de oración de once a doce, en la noche del jueves al viernes de cada semana, como Nuestro Señor mismo lo pidió a su fiel sierva Santa Margarita María.

Por un rescripto de la Sagrada Congregación del Concilio (16-III-1954). La Hora Santa puede hacerse el viernes hasta media noche.

El ejercicio siguiente fue compuesto por la Venerada Hermana María del Sagrado Corazón, Bernaud, Fundadora de la Guardia de Honor.

PREPARACIÓN

¡Oh amantísimo Jesús inmolado por nosotros, amado Salvador nuestro! Permite que me arrodille a tu lado en el Huerto de los Olivos y que pase íntimamente unido a tu Corazón agonizante la Hora Santa que has pedido a tu fiel sierva Santa Margarita María.

Concédeme, ¡oh adorable Salvador! una íntima participación de tus incomprensibles dolores y de los sentimientos de compasión que llenaron el alma de tu Santísima Madre en aquella noche de mortales angustias. Te ofrezco para suplir mi insuficiencia los afectos de esta Santa Madre, los de Santa Margarita María y de las almas que más te han consolado en este misterio de dolor y de amor; y en fin, de tus fieles guardias de honor, que en esta misma hora se asocian a las tristezas de tu santísima alma en el Huerto de Getsemaní.

¡Oh Jesús! Oh dulcísimo y alfigidísimo Dueño, súfreme en tu presencia… escúchame… bendíceme… y anégame en el océano de amargura que va a invadir y sumergir tu dulcísimo corazón. Amén.

PRIMER CUARTO DE HORA

“Mi alma esta triste hasta la muerte”

Consideremos la gran víctima de amor, Jesús, el Cordero Inmaculado, presentando se a la faz de su Padre cargado con todas las iniquidades del mundo. “Tomó sobre sí nuestros pecados”, dice San Pablo. “Se hizo nuestro fiador”; debe pagar nuestras deudas hasta el último maravedí…

Todas la abominaciones, impurezas, traiciones… todos los atentados, iniquidades, sacrilegios… todos los crímenes, en fin, que han manchado y mancharán la humanidad entera… ¡Él, la santidad infinita, se ve cubierto de una lepra horrorosa!…

Bajo este manto de ignominia cae de rodillas para confesar, en el tribunal de justicia divina, todos los pecados de los hombres.

No solamente los confiesa uno a uno, sino que concibe de ellos una vergüenza inexplicable y una contrición infinita, implorando desde el fondo del abismo de humillación y del dolor en que esta sumergido el más humilde perdón…

Y el pecado, ese cenegal impuro, este mal abominable del cual se siente como impregnado en las profundidades de su ser, pone en tal angustia al nobilísimo Hijo de Dios, que cayendo con la faz en tierra exclama: “Mi alma está triste hasta la muerte”.

¡Mi alma está triste hasta la muerte!

¡Ah! A nuestra vez imitemos al Divino Penitente… ¡ay!, ¡cuantas iniquidades veremos en nuestra vida!… Hagamos aquí un serio examen sobre nosotros mismos, sobre nuestro triste pecado… ¡Recojámonos, hagamos nuestro su dolor y oremos!…

Acto de contrición: Yo pecador.

Dulcísimo Cordero que borras los pecados del mundo, presérvanos para siempre de este único y soberano mal… Por la mortal aflicción a que te redujeron nuestras iniquidades en Getsemaní, haznos concebir un gran dolor de todos lo pecados de nuestra vida y la enérgica resolución de no ofenderte más en adelante.

¡Perdón Señor!, para nosotros; perdón para todos los pobres pecadores, nuestros hermanos.

Se puede cantar algún cántico penitencial.

SEGUNDO CUARTO DE HORA

“Padre, si es posible, pase de Mi este cáliz”

No solamente Jesucristo se ha revestido de nuestras ignominias y las ha confesado a la Majestad Divina, sino que debe expiarlas: en su Corazón durante las agonías del Huerto, en su carne sobre la Cruz.

Es primeramente sobre el Corazón santísimo de su amado Hijo, donde el Padre va a descargar los dardos de su indignación, ejercitar los rigores de su justicia.

Consideremos a Jesús, el dulce cordero, la mansedumbre infinita, atemorizado a la vista de su Padre irritado.

El espanto, el disgusto, la tristeza, se apoderan de su santísima alma. Comienza a tener miedo, pavere, al ver los tormentos que le esperan; a sentir un tedio mortal, taedere, causado por la ingratitud de los hombres y l inutilidad de su Pasión para tantos de ellos… a ser traspasado de una amarga tristeza, considerando los innumerables pecados de que se ve cubierto.

Y la santísima alma del Salvador, temblorosa, fuera de sí, pide gracia: “Padre, si es posible, que pase lejos de Mi este cáliz”. Su espíritu se turba, su cuerpo se estremece y destila un sudor mezclado de sangre, cuyas gotas rocían la tierra.

Escuchemos lo que Nuestro Señor mismo dijo a Santa Margarita María de la lucha formidable que sostuvo en Getsemaní:

“Comparecí, dijo, ante la santidad de Dios, que sin tener en consideración mi inocencia me hirió con su ira, haciéndome beber el cáliz que contenía la hiel y la amargura de su justa indignación, como si hubiese olvidado el nombre de Padre para sacrificarme en su justa cólera”.

“No hay ninguna criatura, añadió Nuestro Señor, que pueda comprender la intensidad de los tormentos que Yo sufrí entonces, y este mismo dolor es el que el alma criminal experimenta cuando está delante del Tribunal de la Santidad divina, que descarga sobre ella, la hiere, la oprime y la abisma en su justa indignación”.

¡Oh!, pensemos que llegará un día en el cual nosotros también deberemos presentarnos ante la Santidad de Dios; preparémonos a sufrir todos los rigores, pues: “Si así es tratado el leño verde, ¿qué será del leño seco?”.

Y sobre todo seamos indulgentes y misericordiosos con nuestros hermanos… no los juzguemos y no seremos juzgados, porque con la misma medida que midiéramos se nos medirá.

Señor, pequé, ten misericordia de mí.

TERCER CUARTO DE HORA

“Qué, ¿no han podido velar una hora conmigo?”

La Victima Santa, toda inundada de su sangre, se levanta y va a buscar consoladores… ¡ay! El gran abandono de Getsemaní estaba solo para pisar el lagar… Sus tres más amados, sus íntimos, sus amigos Pedro, Santiago y Juan dormían a algunos pasos; ¿quién puede expresar el dolor que sintió Jesús con tal abandono… en tal hora… en aquel lugar? Pero su Corazón amantísimo debía conocer todos los dolores, cubrirnos con todas las indulgencias. “Cómo, ¿no han podido velar una hora conmigo?” ¡Que dulce reproche!… seguido de tan caritativa advertencia: “¡Velen y oren para que no entren en tentación!”…

¡Oh! Maestro agonizante y siempre pacientísimo y benigno, no permitas que tus escogidos, tus Guardias de Honor se duerman jamás cobardemente en el Puesto de Amor donde los has colocado tan misericordiosamente.

En tu Sagrario, como en el Huerto de los Olivos, sufres aun todos los horrores de una lenta agonía. Las traiciones te persiguen allí, la ingratitud de los hombres te hace gemir, lloras nuestros crímenes, los confiesas noche y día a tu Padre Celestial…

¡Oh Jesús! Jesús dulcísimo, que nos has invitado a consolar tus divinos abandonos, haznos vigilantes generosos y plenamente consagrados a tu Sagrado Corazón.

Enseñanos a velar y orar, a fin de no caer en tentación y líbranos de todos los peligros de la hora presente. Por los dolorosos abandonos de tu Corazón en Getsemaní, ten piedad, Jesús mio, de los corazones afligidos.

CONSUÉLALOS, SOSTENLOS, SANTIFÍCALOS EN LA PRUEBA

Piedad también, Señor, para los agonizantes y para nosotros mismos cuando llegue la hora temible en que deberemos aparecer ante Vos y recibir la sentencia que nos hará dichosos o desgraciados por toda la eternidad.

ULTIMO CUARTO DE HORA

“He aquí que el Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los pecadores. ¡Levantémonos, vamos!”.

Por tres veces había orado Jesús diciendo: “Padre, si es posible, pase de Mi este cáliz”, añadiendo al momento: “No se haga mi voluntad, Padre mío sino la tuya”.

Esa voluntad santa era que el adorable agonizante marchase a la muerte: “porque la muerte es el estipendio del pecado”. Levantémonos, dijo a sus Apóstoles, y vamos. ¿A dónde, amantísimo Maestro y Señor?

Al beso de Judas, al Pretorio, a la columna, al Calvario, al patíbulo infame.

Y adelantándose hacia la tropa enemiga que venía a prenderle: “¿A quién buscan?”, le dijo -A Jesús Nazareno-, “Yo soy”.

¡Oh gran combatiente de amor! ¡Oh luchador magnánimo que nos invitas a seguirte! ¡VÉNOS AQUÍ! Tus guardias de honor te harán buena escolta; ellos subirán con Vos a la montaña de los dolores que es el monte de los amantes.

Bajo tus ordenes, ¡Oh rey inmortal de los siglos!, quieren combatir el buen combate, vencer al príncipe de las tinieblas, triunfar del mundo, morir resueltamente a sí mismos, para vivir únicamente en Vos.

Vamos y muramos con Él.

Transportados en espíritu al Calvario adoremos al Divino Ajusticiado expirando en el árbol de la Cruz, es el Amor muriendo de Amor. ¡Ah! ¿No viviremos en adelante para amarle a Él solo? Sí, en retorno nos daremos, nos entregaremos enteramente a Jesús y por Él, con Él y en Él a todos los divinos quereres. Unamos nuestras pequeñas inmolaciones a su inmolación incesante sobre los altares. Volvamos, en fin, abnegación por abnegación, amor por amor, al Corazón Herido de Jesús y entremos en pos de la Santísima Virgen María, de San Juan y de la Santa Magdalena, en su Llaga adorable y suavísima para no salir de ella jamás:

Aquí esta mi descanso.

CONCLUSIÓN

Padre Santo que has amado tanto al mundo, que le has dado y sacrificado tu Hijo único, te bendecimos por esta incomprensible misericordia. No pudiendo hacerlo dignamente, es por el Corazón de nuestra dulce y santa Víctima por quien te manifestaremos nuestro agradecimiento; después de haberse hecho nuestra Redención se hará también nuestra acción de gracias.

Y vos ¡oh Salvador, oh cordero, oh nuestro amor inmolado! Sé alabado, bendecido, glorificado en todos los siglos por haberte sacrificado para salvar a tus pobres criaturas.

Por el Corazón de María inmolado al pie de la Cruz, con la voz elocuente de sus lágrimas de Madre y de víctima, te damos gracias y te prometemos, ¡oh Jesús! Huir el pecado, combatir nuestras perversas inclinaciones, vencer nuestras repugnancias al bien y nuestras inclinaciones al mundo y sus falsos placeres, repitiendo con tu fiel amante Santa Margarita María:

“El amor divino me ha vencido.
Él solo poseerá mi corazón”.

Amen.


Para descargar el archivo click en la imagen:

wordlogo-300x293

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s