Navidad y Janucá -Celebración ecuménica entre un Moishe y un Goy.

Navidad y Janucá -Celebración ecuménica entre un Moishe y un Goy.

Nuestra querida Marta nos comparte este video tan especial. No cabe dudas que el ecumenismo, aunque muchos no lo entiendan, es verdaderamente un llamado de Dios.

Como mis amigos saben tengo raíces judías, y una profunda devoción católica. Por lo cual este video me conmueve especialmente.

Que lo disfruten…

Anuncios
La visitadora

La visitadora

Les dejo estos maravillosos versos, cortesía de mi amigo, el cura Miguel.


eva-y-la-serpiente-vs-santa-maria-y-san-gabriel

La visitadora

Recitado por Miguel Ruiz Tintoré

Click en la imagen

88

Era Belén y era Nochebuena la noche.
Apenas si la puerta crujiera cuando entrara.
Era una mujer seca, harapienta y oscura
con la frente de arrugas y la espalda curvada.

Venía sucia de barro, de polvo de caminos.
La iluminó la luna, y no tenía sombra.
Tembló María al verla; la mula no, ni el buey,
rumiando paja y heno igual que si tal cosa.

Tenía los cabellos largos color ceniza,
color de mucho tiempo, color de viento antiguo.
En sus ojos se abría la primera mirada,
y cada paso era tan lento como un siglo.
Temió María al verla acercarse a la cuna.
En sus manos de tierra, ¡oh Dios!, ¿qué llevaría…?
Se dobló sobre el Niño, lloró infinitamente
y le ofreció la cosa que llevaba escondida.

La Virgen, asombrada, la vio al fin levantarse.
¡Era una mujer bella, esbelta y luminosa!
El Niño la miraba. También la mula. El buey
mirábala y rumiaba igual que si tal cosa.

Era en Belén y era Nochebuena la noche.
Apenas si la puerta crujió cuando se iba.
María al conocerla gritó y la llamó: «¡Madre!»
Eva miró a la Virgen y la llamó: «¡Bendita!».

¡Qué clamor, qué alborozo por la piedra y la estrella!
Afuera aún era pura, dura la nieve y fría.
Dentro, al fin, Dios dormido sonreía teniendo,
entre sus dedos niños, la manzana mordida.

Antonio Murciano

Campaña Anti-PAPA en Argentina

Campaña Anti-PAPA en Argentina

Ya habia hablado en ocasiones anteriores sobre la campaña anti Francisco de los medios laicistas en Argentina. No pierden oportunidad de enredar a Francisco en cuanto caso de corrupción encuentran.

Y ya escucho algunas voces “pero se saca foto con todos los corruptos”. Y de inmediato apelo al pasaje del evangelio, donde Jesus no se rinde ante Mateo, empeñado en ser un corrupto vende patria. Jesus no perdió la esperanza y fue por él, y así es como hoy tenemos el Evangelio segun San Mateo. ¿Acaso ser cristiano no se trata de imitar a Jesus en todo? ¿Acaso no debe el Santo Padre hacer lo mismo?

La gran misión de la Iglesia es SALVAR ALMAS. Pero quien no está con Dios, no puede hacer una lectura evangélica de las obras del Santo Padre. ¡Si Jesus no vino por los sanos, sino por los enfermos! Y quien más enfermo del alma que un político corrupto.

Sin embargo desde el enfoque laicista argentino todo tiene lectura política. Toda obra, gesto, palabra, o silencio del Santo Padre sera tomado como un acto de agresividad contra el gobierno actual por los medios laicistas, como una simpatía con el kirchnerismo.

Pero eso no es todo. La oposición se sirve bien de la situación. Ahora son los rescatadores y grandes defensores del Papa. ¿En defensa de la Buena Noticia? No, tambien por intereses políticos. ¿Se supone que porque Francisco “los quiere más”, ellos son mejores?”.

De ambos bandos, realmente no se de quien compadecerme más. Realmente siento una profunda tristeza porque en su descomunal ceguera de ambición no se permiten ver la VERDAD. La belleza de toda la obra que el Santo Padre esta realizando.

Podría dar muchas razones y pruebas con las cuales comprobar sobradamente que el Papa no hace política. Pero no serviría de nada. Estas personas tienen fines muy claros, les molesta la protección hacia los más pobres, y ademas, sujetos a leyes e intereses laicistas de ideología de genero que nos quieren imponer en el país. Pero que seamos el país del Papa es un gran obstaculo para ello. Hay que ponernos a Francisco en contra o todos sus planes se verán frustrados.

Sumado a esto tenemos el escándalo en el convento, donde un político corrupto no tuvo mejor idea que arrojar sobre el tapial nada menos que nueve millones de dolares para esconderlos de la justicia. No creo que sea un hecho casual. En realidad están dando sobradas muestras de una conexión muy cercana de alguien de la Iglesia con estos personajes. Aunque no esta claro. Y no seremos ingenuos. Cabe ampliamente la posibilidad de una asociación interesada.

No podemos acusar a nadie con conjeturas y sin pruebas, pero tampoco podemos negar que cabe la posibilidad de un caso de corrupción en la Iglesia. Ocultar nuestros problemas como familia nunca nos ha resultado constructivo, de hecho todavía lo estamos pagando. Y mantenernos unidos como familia depende de que podamos hablar abiertamente poniendo nuestros problemas sobre la mesa, y que como familia podamos enfrentarlos y resolverlos. Yo no voy a ser menos católica ni voy a amar menos a mi Iglesia por alguien que se equivoco muy feo. Si es que ese es el caso.

Pero aún si ese fuera el caso, cito a Jesus:

Al que te pegue en una mejilla, preséntale también la otra; al que te quite el manto, no le niegues la túnica. Dale a todo el que te pida, y al que tome lo tuyo no se lo reclames. Lc. 6, 29-30.

¿O qué? Nos gusta ser católicos, pero cuando las papas queman nos olvidamos todita la letra del Evangelio? Si fuera el caso de corrupción en el convento, no seria lo más cristiano rezar por la Iglesia, por esta diócesis que esta acusando muy fuerte este impacto, por la salvación de las almas de quienes estén implicados? Y perdonar…

Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos han ofendido. Mt. 6, 12

A todos ustedes hermanos míos, los que traban esta campaña contra el Papa, los de un bando y los del otro, les digo una sola cosa. El Espíritu Santo en persona cuida las espaldas del Santo Padre. Quien decide apartarse de la Iglesia por rumores de noticieros corruptos será que no tiene tanto amor por Dios y su Santa Iglesia. Porque el Espíritu Santo nos habla a todos los cristianos y nos dice lo que ya dijo Jesus hace más de dos mil años:

“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella.” Mt. 16, 18.

Quien tiene verdadero amor por el Señor, por la Eucaristía y por nuestra Santa Madre Iglesia sabe que estas persecuciones son normales, y que todo debe ser filtrado por la oración antes de emitir juicios indebidos y perjudiciales para la salud de nuestras propias almas. Amigos no se dejen envenenar por la manipulación de los intereses de gente muy perdida y alejada de Dios.

Si nosotros, los mismísimos miembros de la Iglesia, con los groseros pecados que cometemos a diario, no hemos podido destruirla, mucho menos los de afuera. Y muy por el contrario, esto me recuerda otro conocido dicho:

“Ladran, Sancho, señal que cabalgamos”

Les adjunto dos notas que vienen al caso. Paradójicamente la segunda es de uno de los medios que más le pega al Santo Padre:

Los curas villeros celebrarán una misa en desagravio del Papa

http://www.valoresreligiosos.com.ar/Noticias/los-curas-villeros-celebraran-una-misa-en-desagravio-del-papa-7406

Denuncian una brutal campaña contra el papa Francisco

http://www.infobae.com/politica/2016/06/29/denuncian-que-el-papa-francisco-es-victima-de-una-campana-brutal/

Sobre la oración. Relacionarse con el Padre.

Sobre la oración. Relacionarse con el Padre.

creer-orar-ayunar.jpg

Cuántas páginas harían falta para hablar sobre oración. De hecho Santa Teresa de Jesús se tomó la vida para hablar de ella. Tantos santos y doctores de la Iglesia han dicho tantas cosas como posible sea deducir sobre este tema, en función de la experiencia personal con la oración.

Y es que es eso: “Tratar de amistad con aquel que sabemos, nos ama”. Y si hablamos de amistad, bueno, cada persona es un mundo, con historias personales buenas o malas, con dones propios y tratos más cercanos o distantes, con culturas diferentes. Y cada cual tiene su manera única y particular de comunicarse y de establecer vínculos con un otro. Por ello cada relación de amistad es única y diferente de las demás. Y si llevamos esto a la amistad con Dios, que es inmutable, pero nosotros tan variables, la oración, es decir ese trato personal con Dios siempre será único y particular con cada ser creado.

Dios, al darnos la libertad (para alabarlo, para eso fuimos creados), en su infinita sabiduría ha querido que cada persona sea diferente de la otra, y en esa diferenciación, en esa particularidad que cada uno posee, se termine formando un abanico de alabanzas de múltiples formas y sonidos, gestos, colores y devociones. No somos clones, no somos máquinas, somos sus hijos, y cada hijo tiene una forma distinta de relacionarse con su Padre. Una forma distinta de besarlo, de abrazarlo, una confianza más cercana o más discreta y prudente, tiempos diferentes, apasionamientos diferentes.

Y Dios, que conoce a cada hijo suyo como buen Padre que es, sabe de estas diferencias, de estos tratos particulares, aunque siempre este buscando que este lazo se estreche, sea más sólido y estable. Y sabe por qué camino conducirnos a nosotros, sus hijos, para llegar al lazo perfecto con Él.

“Amar a Dios por sobe todas las cosas”

El primer mandamiento no está en primer lugar porque sí. Es la esencia de la vida misma. Para eso fuimos creados. Y esa es la llave de la plenitud y la felicidad. En ese especialísimo trato de amor con el Padre se nutren y encuentran vida todas nuestras otras relaciones con el resto de los vivientes y con el resto de la creación.

Como nos cuesta entender esto. Creemos que por amar a Dios por encima de todo, amaremos menos a nuestros hijos, padres, hermanos o lo que fuere. Es todo lo contrario. En la virtud de privilegiar este amor al Padre de los cielos se incrementan, purifican, solidifican todas nuestras otras relaciones.

Podría recomendarles muchos libros en este momento. Pero si no nace en el corazón esta necesidad, este querer tener una relación personal con Dios, nuestro Padre, el resto serán palabras que se las lleve el viento. Los que escribieron esas palabras primero entendieron esto. Y luego del corazón surgieron estas palabras como consecuencia lógica del trato personal con el Padre.

¡Es tan bello nuestro Padre! No se priven de una relación con Él. Nadie diga no puedo. El amor no se siente de golpe, el amor se construye.

Encomendamos a Ella, la Madre de Dios, este 2016.

Encomendamos a Ella, la Madre de Dios, este 2016.

Amigos de Virgen Peregrina…. ¡¡FELICES FIESTAS!!

Muchos atravesamos estas fiestas con preocupaciones, tal vez tristeza, dolores, rencores, y tantas cosas. No importa lo que haya en el corazón, entreguemos a María, Madre de Dios, todo lo que nos abruma con total confianza en sus cuidados maternales. Jesus mismo sometió su vida a Ella y se puso en sus manos y a su cuidado. Nada hemos de temer con María.

Los invitamos a consagrar este 2016 a su poderosa intercesión con confianza de niños. Y que Ella nos llene a todos de sus cuidados maternales.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco en este día alma vida y corazón.
Mírame con compasión y no me dejes Madre mía
morir sin tu bendición. Amén.

Un fraternal y caluroso abrazo en el Señor a todos ustedes y a los suyos, y que el Señor y su Santa Madre nos lleven por el camino de la Paz.

maria madre de Dios 1

 

En el nombre de la libertad… los “libertadores”.

En el nombre de la libertad… los “libertadores”.

Siempre fue así. Es difícil determinar quien acuñó el término en el sentido que hoy le brindamos “tan generosamente” a este término tan demasiado grande para ser definido por los hombres.

Pero siempre fue así. Siempre que el hombre, siempre que una persona con dotes de líder, con la salvedad de excepciones extraordinariamente honestas, o siempre que ideologías quisieron definir e imponer la libertad, sujetando su definición a sus propios pareceres, los pueblos terminaron -terminamos- en sangre, en muerte, en sometimiento, en prohibiciones a las libertades individuales.

Me viene a la mente la Revolución Francesa, “libertad, igualdad, fraternidad”. Uff… que mal terminó aquello… La revolución del comunismo, en busca de “equidades”. Tantos estallidos sociales sin ideologías, o con ideologías en construcción como las actuales. Todo termina en represiones, enfrentamientos y divisiones. Entiendo que todos estos estallidos tuvieron responsables de múltiples sectores. Personas sofocadas bajo el yugo económico de los poderosos, bajo el yugo de la indiferencia más radical, donde las mayorías muchas veces existieron, y existen, solo al servicio de que los poderosos vivan como viven.

Pero la libertad, ¿exige la imposición de una ideología? Puedo entender que exija enfrentamientos. Cuando alguien no escucha al que sufre, el que sufre llevado al límite grita. No debería ser así, los indiferentes no tendrían que ser tan cruelmente indiferentes. Pero así somos. Y alguien tiene que poner un límite.

Pero ¿hay derecho a que en el nombre de la libertad nos repriman lo que sentimos o lo que pensamos solo porque alguien cree que lo piensa en la soledad con su almohada es mejor?

Les digo lo que pienso. Occidente ha dejado de creer en la libertad. Estamos manejados por los intereses de personas que se valen de mentiras para alcanzar el poder. Y siguen haciendo estragos con los más vulnerables. Y combaten lo que les resulta un verdadero peligro: la libertad de espíritu.

Los poderosos tienen miedo de nuestra fe inquebrantable. Tienen miedo del Evangelio, que dice que sufrir, que morir en la cruz es ganancia. No pueden con Jesús. No pueden con la Palabra y eso los vuelve locos. Porque no pueden con el concepto de libertad de Jesús. Todas las ideologías que reprimieron en nombre de la libertad combatieron la Iglesia Católica. Por eso nuestra fe debe ser radical. Nuestra palabra tiene que ser la de Cristo. Y nuestra esperanza el cielo. Porque la verdadera libertad es Cristo.

Tuvo Dios que bajar a la tierra para darnos la definición real de libertad. Una libertad que nos permite ser libres aún en estado de esclavitud. Una libertad basada en la humildad y la mansedumbre, en el desapego, en la caridad y en la responsabilidad. Pero sobre todo en el amor. Amor libre de todo interés, libre del apego a las propias ideologías, libre de la esclavitud del dinero, libre de las posesiones o posiciones. Para definir la libertad es necesario primero comprender plenamente el concepto de Amor. Ese… es otro tema.

¡Cristo reina!

cristo-rey

El ISIS y la guerra del cristiano. Una batalla posible.

El ISIS y la guerra del cristiano. Una batalla posible.

Las salas de espera de los consultorios médicos suelen resultarme sumamente útiles para entrar en reflexión. Ciertamente el lugar menos indicado para estos fines es estar cercano a la computadora. Alejarse es beneficioso, y sobre todo cuando tenemos que esperar en estos lugares donde la vida parece transcurrir tan normalmente.

Toca dentista, y aunque la espera no fue muy larga, me fue muy útil para hacerme algunas muy buenas preguntas. Porque la guerra ronda en mi cabeza desde el día en que nació ISIS. Los amigos de Virgen Peregrina conocen bien la campaña que tenemos emprendida en las redes para difundir el sufrimiento de nuestros hermanos perseguidos.

Sin embargo, el día de los brutales atentados en París la situación cambio. Ahora hay una guerra declarada de ambas partes. Occidente, sabemos bien, había guardado hasta ahora un silencio cómplice, como tantas veces definió el Santo Padre a la indiferencia e inacción sobre la persecución de nuestros hermanos cristianos y de otras etnias en medio oriente. Pero el día de los atentados Francia dijo “estamos en guerra“, otros países se organizaron y se sumaron a la táctica, y comenzó el contraataque.

Hace unos meses escuché una conferencia del P. Luis Montes, un sacerdote del Instituto del Verbo Encarnado que administra varios campos de refugiados en Irak. Le preguntaron si él creía que los integrantes de ISIS estaban endemoniados. Y él respondió: “la Biblia dice que el demonio es asesino desde el principio, y el ISIS es asesino desde el principio. Yo creo que si, creo que esto es demoníaco”.

Me pregunto: ¿qué hacemos con los endemoniados? ¿sirve una guerra para detener endemoniados? ¿sirve los medios humanos para acabar, no detener, sino para acabar con la barbarie y brutalidad de gente llevada a tal extremo de crueldad por una fuerza superior a los hombres?

Supongamos que occidente logra desarmar y desbaratar el ISIS como fuerza militar. ¿Qué vamos a hacer con ellos como humanidad? Porque siempre serán una amenaza latente. Siempre estarán buscando el medio de rearmarse para causar daño a occidente. ¿Hay que matarlos a todos?

ISIS tiene como columna principal el odio. Ya vemos como recluta de todas partes del mundo a personas llenas de odio, que encuentran en estas filas un medio natural para desarrollar la crueldad sin que nadie ponga un pero. Sienten en ISIS la libertad de odiar sin que nadie les diga que eso está mal. Tenemos un ejemplo en el mismo John Yihad, un ingles, recientemente muerto en combate, famoso por cortar gargantas en cámara.

Sí, el demonio encuentra caldo de cultivo, y pone su semilla maldita, y el acabado lo hace el ISIS.

Pero mi ecuación sigue sin respuesta. ¿1-1=0? ¿Podemos acabar con ISIS? ISIS no es una ideología basada en principios, es un conjunto de personas llenas de odio radical capaces de la crueldad más avasallante e inhumana.¿Qué dice el Catecismo de la Iglesia Católica?

Todo ciudadano y todo gobernante están obligados a empeñarse en evitar las guerras.
Sin embargo, “mientras exista el riesgo de guerra y falte una autoridad internacional competente y provista de la fuerza correspondiente, una vez agotados todos los medios de acuerdo pacífico, no se podrá negar a los gobiernos el derecho a la legítima defensa” (GS79).
2309 Se han de considerar con rigor las condiciones estrictas de una legítima defensa mediante la fuerza militar. La gravedad de semejante decisión somete a esta a condiciones rigurosas de legitimidad moral. Es preciso a la vez:
— Que el daño causado por el agresor a la nación o a la comunidad de las naciones sea duradero, grave y cierto.
— Que todos los demás medios para poner fin a la agresión hayan resultado impracticables o ineficaces.
— Que se reúnan las condiciones serias de éxito.
— Que el empleo de las armas no entrañe males y desórdenes más graves que el mal que se pretende eliminar. El poder de los medios modernos de destrucción obliga a una prudencia extrema en la apreciación de esta condición.
Estos son los elementos tradicionales enumerados en la doctrina llamada de la “guerra justa”. (C.I.C items 2308/2309)

¿Reunimos todos los requisitos? ¿Reunimos las condiciones serias de éxito? Yo creo que no. No hay forma de desarmar a ISIS de su armamento más potente: el odio radical contra occidente.

Y el sentido común me lleva directamente a otro plan de batalla muy diferente. Si estamos hablando de odio y de personas llevadas por el demonio esta guerra es sobrenatural. Las acciones militares ¡desde luego! Pero por si solas no surtirán efecto si no ponemos nuestra fe al servicio de las filas del bien.

Ya lo sé, son tantos los creyentes no creyentes, los cristianos que no tienen fe en el poder de la oración, o que no tienen fe en que Dios tiene poder para resolver esta cuestión y cualquier otra cuando confiamos en él. Me dirán naif si quieren. Pero no. Esta es la verdad. ¡Esta es la Verdad! Yo le creo a Jesús más que nadie. O mejor dicho, al único que le creo. “Solo en Dios reposa mi alma”.

Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores; así serán hijos del Padre que está en el cielo. (Mt 5, 44)

Es tan obvia la respuesta que pasa delante de nuestras narices y no la vemos. Dios es amor. ¿Acaso hay algo más poderoso que el amor? No se trata solo de una palabra bonita. Es un arma letal, porque engendra vida donde no la hay. Amor elimina odio. No para pasarle la mano en las espaldas a estos sanguinarios, no se puede siquiera pensarlo. Pero la oración es amor. Yo hago nuevas todas las cosas, dice el Señor. He visto los milagros de la oración. No solo en la sanación de enfermedades letales, también en la trasformación de vidas perdidas y vacías. Oración. ¿Cual es el mensaje de Nuestra Señora cada vez que aparece? ¡Oren hijitos, oren! 

Revístanse con la armadura de Dios, para que puedan resistir las insidias del demonio. Porque nuestra lucha no es contra enemigos de carne y sangre, sino contra los Principados y Potestades, contra los Soberanos de este mundo de tinieblas, contra los espíritus del mal que habitan en el espacio.
Por lo tanto, tomen la armadura de Dios, para que puedan resistir en el día malo y mantenerse firmes después de haber superado todos los obstáculos. Permanezcan de pie, ceñidos con el cinturón de la verdad y vistiendo la justicia como coraza. Calcen sus pies con el celo para propagar la Buena Noticia de la paz. Tengan siempre en la mano el escudo de la fe, con el que podrán apagar todas las flechas encendidas del Maligno. Tomen el casco de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios. Eleven constantemente toda clase de oraciones y súplicas, animadas por el Espíritu. Dedíquense con perseverancia incansable a interceder por todos los hermanos. (Ef. 6, 11-18)

Y más:

(…) Entonces Onías tomó la palabra y dijo: «Este es Jeremías, el profeta de Dios, que ama a sus hermanos, y ora sin cesar por su pueblo y por la Ciudad santa».
Después Jeremías extendió su mano derecha y entregó a Judas una espada de oro, diciendo mientras se la daba: «Recibe esta espada santa como un don de Dios: con ella destruirás a tus enemigos».
Reconfortados con estas bellísimas palabras de Judas, capaces de llevar al heroísmo y de robustecer los corazones juveniles, todos decidieron no quedarse a la defensiva, sino lanzarse valerosamente a la ofensiva, y decidir la situación luchando con la mayor valentía, porque estaban en peligro la Ciudad, las instituciones sagradas y el Santuario. (2Mac. 15, 14-7)

¿Puede el amor acabar, no detener, sino acabar con ISIS? ¡Absolutamente sí! Para ello hace falta un requisito indispensable. Tener fe. Saber con absoluta certeza que nuestra oración es escuchada y que Dios sabe hacer las cosas mejor que nosotros. Dios sabe más que nosotros. Dice el Señor: hay que rezar con fe, constancia y perseverancia. Tantas veces habla de esto en el Evangelio, tantas veces lo ejemplifica con parábolas. Ya no podemos pensar en soluciones humanas frente a un conflicto que está sostenido por el enemigo de Dios.

Los invitamos a esto. Mientras el mundo y los que no creen se llenan de más odio, oremos. Mientras las naciones llevan a cabo las acciones militares, oremos. Mientras cada comunidad sobre la tierra esté expuesta a un atentado terrorista, oremos. Sin tregua. Tolerancia cero a la violencia de ISIS. Los soldados de Cristo combatimos con las armas de Cristo.

Al final, mi Inmaculado Corazón triunfará.