Letanías de reparación al Sagrado Corazón de Jesús

Letanías de reparación al Sagrado Corazón de Jesús

Letanía de reparación

Esta Letanía de Reparación al Santísimo Sacramento, se puede hacerse en una Exposición, con motivo de una Visita, o en cualquier otro momento o lugar.

single44

Está pensada para hacerse a coro, entre un Director y el grupo que responde.

Señor, ten piedad
Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad
Señor, ten piedad

En este primer grupo de invocaciones, los fieles responden: TEN PIEDAD DE NOSOTROS

Dios Padre Misericordioso
Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Camino, Verdad y Vida para el hombre,
Ten piedad de nosotros
Santísima Trinidad, un solo Dios,
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Amor oculto de Dios
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Vida Divina para los Hijos de Dios
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Semilla de Eternidad
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Multiplicada en el Altar para dar Vida al Mundo
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Que has acampado entre los tuyos y no Te reciben
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Levadura de Unidad entre los que conocen tu Evangelio
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Aniquilada sobre el Altar para dar fortaleza a los Humildes
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Ultrajada por las blasfemias de los hombres
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Desconsiderada por los soberbios
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Profanada por los impíos
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Abandonada por los impíos
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Víctima de Reparación por los pecados del Mundo
Ten piedad de nosotros

En las siguientes peticiones se responde: PERDÓN, SEÑOR, PERDÓN

Por todas las blasfemias contra el Santo Nombre de Dios,
Perdón, Señor, perdón.
Por la profanación de los Domingos,
Perdón, Señor, perdón.
Por las faltas de respeto y devoción en tu Santo Templo,
Perdón, Señor, perdón.
Por la degradación de la Liturgia en tu Tanto Servicio,
Perdón, Señor, perdón.
Por la pérdida del espíritu de Adoración,
Perdón, Señor, perdón.
Por la frialdad con que te tratan muchos Sacerdotes,
Perdón, Señor, perdón.
Por la falta de “apetito” hacia el Pan de la Vida,
Perdón, Señor, perdón.
Por la indiferencia de los que a diario pasan por delante de tu Santo Templo,
Perdón, Señor, perdón.
Por los sacrilegios con que se profana el Sacramento del Amor,
Perdón, Señor, perdón.
Por tantas Comuniones indignas,
Perdón, Señor, perdón.
Por el abandono de tantos Sagrarios en los que Tú nos esperas,
Perdón, Señor, perdón.
Por las infidelidades de aquellos que se alimentan de Ti,
Perdón, Señor, perdón.
Por los que viven alejados de la Única Iglesia que Tú fundaste,
Perdón, Señor, perdón.
Porque no te amamos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas,
Perdón, Señor, perdón.
Porque no amamos a nuestros hermanos como Tú nos amas,
Perdón, Señor, perdón.
Porque no tenemos deseos de Perfección,
Perdón, Señor, perdón.
Por tu amarga tristeza al ver la pérdida de tantas almas,
Perdón, Señor, perdón.
Por tu Pasión Eucarística,

Perdón, Señor, perdón.

A continuación se responde: TE ROGAMOS ÓYENOS

Nosotros, pecadores,
Te rogamos óyenos.
Que nos perdones,
Te rogamos óyenos.
Que nos hagas conocer tu Amor por nosotros en el Santísimo Sacramento,
Te rogamos óyenos.
Que nos concedas vivir en Ti, por Ti, de Ti, y para Ti, a los que nos alimentamos de tu Cuerpo y de tu sangre,
Te rogamos óyenos.
Que nos permitas ser testigos de tu Amor Sacramentado,
Te rogamos óyenos.
Que te dignes aceptar nuestra humilde reparación por el Inmaculado Corazón de María, la Primera Reparadora.
Te rogamos óyenos.

Para finalizar:

Cordero de Dios, que quitas los pecados del Mundo,
Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del Mundo,
Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del Mundo,
Ten piedad de nosotros.

ORACIÓN

“Oh Jesús, que eres golpeado en nuestras Iglesias a manos de Satanás, te adoro en toadas las Partículas esparcidas, y destrozadas. Tómame por tu Sagrario, por tu Trono, por tu Altar. Me reconozco indigno de ello. Mas Tú quieres estar entre los que te aman, y yo te amo por mí y por quien no te ama. Que el dolor me empurpure como de sangre, a fin de que llegue a ser digno ornamento para recibirte a Ti, que quieres ser semejante a nosotros en esta hora del poder de las tinieblas. Que mi amor sea lámpara que arda delante de Ti, Santísimo, y mi holocausto, incienso” – Así sea.

Invocación final

BENDITO, ALABADO, ADORADO Y AMADO SEAS POR SIEMPRE, JESÚS, EN LOS CORAZONES DE LOS HOMBRES QUE TU CREASTE.

Cántico final

“Oh Jesús, que eres golpeado en nuestras Iglesias a manos de Satanás, te adoro en toadas las Partículas esparcidas, y destrozadas. Tómame por tu Sagrario, por tu Trono, por tu Altar. Me reconozco indigno de ello. Mas Tú quieres estar entre los que te aman, y yo te amo por mí y por quien no te ama. Que el dolor me empurpure como de sangre, a fin de que llegue a ser digno ornamento para recibirte a Ti, que quieres ser semejante a nosotros en esta hora del poder de las tinieblas. Que mi amor sea lámpara que arda delante de Ti, Santísimo, y mi holocausto, incienso” – Así sea.

Invocación final

BENDITO, ALABADO, ADORADO Y AMADO SEAS POR SIEMPRE, JESÚS, EN LOS CORAZONES DE LOS HOMBRES QUE TU CREASTE.

Cántico final

DOCUMENTO DESCARGABLE

Word 2

Fuente: Amistad en Cristo, Nuevo Amanecer  http://amistadencristo.org/letania-de-reparacion/

Anuncios
Sagrado Corazón de Jesús – “En Tí está la fuente viva”. San Buenaventura

Sagrado Corazón de Jesús – “En Tí está la fuente viva”. San Buenaventura

Sin título

Opúsculo 3, El árbol de la vida 29-30.47

Y tú, hombre redimido, considera quién, cuál y cuán grande es éste que está pendiente de la cruz por ti. Su muerte resucita a los muertos, su tránsito lo lloran los cielos y la tierra, y las mismas piedras, como movidas de compasión natural, se quebrantan. ¡Oh corazón humano, más duro eres que ellas, si con el recuerdo de tal víctima ni el temor te espanta, ni la compasión te mueve, ni la compunción te aflige, ni la piedad te ablanda!
Para que del costado de Cristo dormido en la cruz se formase la Iglesia y se cumpliese la Escritura que dice: Mirarán al que atravesaron, uno de los soldados lo hirió con una lanza y le abrió el costado. Y fue permisión de la divina providencia, a fin de que, brotando de la herida sangre y agua, se derramase el precio de nuestra salud, el cual, manando de la fuente arcana del corazón, diese a los sacramentos de la Iglesia la virtud de conferir la vida de la gracia, y fuese para los que viven en Cristo como una copa llenada en la fuente viva, que salta hasta la vida eterna.
Levántate, pues, alma amiga de Cristo, y sé la paloma que anida en la pared de una cueva; sé el gorrión que ha encontrado una casa y no deja de guardarla; sé la tórtola que esconde los polluelos de su casto amor en aquella abertura sacratísima. Aplica a ella tus labios para que bebas el agua de las fuentes del Salvador. Porque ésta es la fuente que mana en medio del paraíso y, dividida en cuatro ríos que se derraman en los corazones amantes, riega y fecunda toda la tierra.
Corre, con vivo deseo, a esta fuente de vida y de luz, quienquiera que seas, ¡oh alma amante de Dios!, y con toda la fuerza del corazón exclama:
«¡Oh hermosura inefable del Dios altísimo, resplandor purísimo de la eterna luz! ¡Vida que vivificas toda vida y luz que iluminas toda luz y conservas en perpetuo resplandor millares de luces, que desde la primera aurora fulguran ante el trono de tu divinidad!
¡Oh eterno e inaccesible, claro y dulce manantial de la fuente oculta a los ojos mortales, cuya profundidad es sin fondo, cuya altura es sin término, su anchura ilimitada y su pureza imperturbable!
De ti procede el río que alegra la ciudad de Dios, para que, con voz de regocijo y gratitud, te cantemos himnos de alabanza, probando por experiencia que en ti está la fuente viva, y tu luz nos hace ver la luz.

FUENTE: Corazones.org http://www.corazones.org/biblia_y_liturgia/oficio_lectura/sagrado_corazon.htm

Oración diaria para el mes del Sagrado Corazón de Jesús.

Oración diaria para el mes del Sagrado Corazón de Jesús.

gloria amor y reparacion

ORACIÓN PREPARATORIA

¡Oh Dios, que por medio del corazón de tu Hijo, herido por nuestras culpas, te dignas, en tu misericordia infinita, darnos los tesoros de tu amor!; te pedimos nos concedas que, al presentarle el devoto obsequio de nuestra piedad, le ofrezcamos tambien el homenaje de una digna satisfacción. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén

ACTO DE CONFIANZA EN EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

¡Oh Corazón de Jesus, Dios y hombre verdadero, refugio de los pecadores y esperanza de los que en Vos confían!; Vos nos decís amablemente: Vengan a mí; y nos repetís las palabras que dijiste al paralitico: Confía, hijo mio; tus pecados te son perdonados, y a la mujer enferma: Confía, hija; tu fe te ha salvado, y a los apóstoles: Confíen, yo soy; no teman.
Animado con estas tus palabras, acudo a Vos con el corazón lleno de confianza, para decirte sinceramente y de los más intimo de mi alma: ¡Corazón de Jesús, en vos Confío!
-En mis alegrías y tristezas, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis negocios y empresas, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis prosperidades y adversidades, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las necesidades de mi familia, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las tentaciones del demonio, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las instigaciones de mis propias pasiones, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las persecuciones de mis enemigos, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las murmuraciones y calumnias, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis enfermedades y dolores, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis defectos y pecados, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En la santificación y salvación de mi alma, Corazón de Jesus, en vos confío.
-Siempre y en toda ocasión, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En vida y muerte, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En tiempo y eternidad, Corazón de Jesus, en vos confío.

ORACIÓN FINAL

Corazón de mi amable Jesus, confío y confiaré siempre en tu bondad; y, por el corazón de tu Madre, te pido que no desfallezca nunca esta mi confianza en Vos, a pesar de todas las contrariedades y de todas la pruebas que Vos quisieras enviarme, para que, habiendo sido mi consuelo en vida, seas mi refugio en la hora de la muerte y mi gloria por toda la eternidad. Amén.

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS.

¡EN VOS CONFÍO!