Novena a Nuestra Señora del Carmen-7 al 15 de Julio.

Novena a Nuestra Señora del Carmen-7 al 15 de Julio.

Les dejamos la Novena a Nuestra Señora del Carmen, también conocida como “estrella del mar” (Stella Maris) o “Flor del Carmelo. Patrona de los mares, de los marineros y pescadores, de toda la orden carmelita, intercesora por las almas del purgatorio, y de numerosas regiones.

En el día de su fiesta, 16 de Julio, quienes portan su escapulario pueden recibir las Indulgencias plenarias. Como también recibir la imposición de su bendito escapulario (ver Escapulario de la Virgen del Carmen)

Al final de la entrada les dejamos como siempre el archivo para imprimir.


NOVENA NUESTRA SEÑORA DEL CARMEN

Sin título1

-POR LA SEÑAL DE….

-ACTO DE CONTRICIÓN

10527555_1437976719814478_5048224304747130265_nDios mío y Señor mío, postrado delante de vuestra Majestad Soberana, con todo mi ser, con toda mi alma y todo mi corazón te adoro, confieso, bendigo, alabo y glorifico. A ti te reconozco por mi Dios y mi Señor; en Ti creo, en Ti espero y en Ti confío. Me has de perdonar mis culpas y dar tu gracia y perseverancia en ella, y la gloria que tienes ofrecida a los que perseveran en tu amor. A Ti te amo sobre todas las cosas. A Ti confieso mi suma ingratitud y todas mis culpas y pecados, de todo lo cual me arrepiento y te pido me concedas benignamente el perdón. Pésame, Dios mío, de haberos ofendido, por ser Vos quien sois. Propongo firmemente, ayudado con vuestra divina gracia, nunca más pecar, apartarme de las ocasiones de ofenderos, confesarme, satisfacer por mis culpas y procurar en todo serviros y agradaros. Perdóname, Señor, para que con alma limpia y pura alabe a la santísima Virgen, Madre vuestra y Señora mía, y alcance por su poderosa intercesión la gracia especial que en este Novena pido, si ha de ser para mayor honra y gloria vuestra, y provecho de mi alma. Amén.

-ORACIÓN INICIAL PARA TODOS LOS DÍAS

Oh Virgen María, Madre de Dios y Madre también de los pecadores, y especial Protectora de los que visten tu sagrado Escapulario; por lo que su divina Majestad te engrandeció, escogiéndote para verdadera Madre suya, te suplico me alcances de tu querido Hijo el perdón de mis pecados, la enmienda de mi vida, la salvación de mi alma, el remedio de mis necesidades, el consuelo de mis aflicciones y la gracia especial que pido en esta Novena, si conviene para su mayor honra y gloria, y bien de mi alma: que yo, Señora, para conseguirlo me valgo de vuestra intercesión poderosa, y quisiera tener el espíritu de todos los ángeles, santos y justos a fin de poder alabarte dignamente; y uniendo mis voces con sus afectos, te saludo una y mil veces, diciendo:

-Dios te salve Maria… (3 veces).

V.Carmen_de_Beniajan-general-ORACIÓN DEL DÍA

DÍA PRIMERO (los días siguientes en las segunda y tercera páginas)


¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que fuiste figurada en aquella nubecilla que el gran Profeta de Dios, Elías, vio levantarse del Mar, y con su lluvia fecundó copiosamente la tierra, significando la purísima fecundidad con que diste al mundo a tu querido Hijo Jesús, para remedio universal de nuestras almas: te ruego, Señora, me alcances de su majestad copiosas lluvias de auxilios, para que mi alma lleve abundantes frutos de virtudes y buenas obras, a fin de que sirviéndole con perfección en esta, vida, merezca gozarle en la eterna. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

-ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

nuestra-señora-del-carmes
Virgen santísima del Carmen; yo deseo que todos sin excepción se cobijen bajo la sombra protectora de tu santo Escapulario, que todos estén unidos a Ti, Madre mía, por los estrechos y amorosos lazos de esta tu querida Insignia. ¡Oh hermosura del Carmelo! Míranos postrados reverentes ante tu sagrada imagen, y concédenos benigna tu amorosa protección. Te recomiendo las necesidades de nuestro Santísimo Padre, el Papa, y las de la Iglesia Católica, nuestra Madre, así como las de mi nación y las de todo el mundo, las mías propias y las de mis parientes y amigos. Mira con ojos de compasión a tantos pobres pecadores, herejes y cismáticos, cómo ofenden a tu divino Hijo y a tantos infieles como gimen en las tinieblas del paganismo. Que todos se conviertan y te amen, Madre mía, como yo deseo amarte ahora y por toda la eternidad. Así sea.



DÍA SEGUNDO

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que por tu singular amor a los Carmelitas los favoreciste con tu familiar trato y dulces coloquios, alumbrándolos con las luces de tu enseñanza y ejemplo de que dichosamente gozaron. Te ruego, Señora, me asistas con especial protección, alcanzándome de tu bendito Hijo Jesús luz para conocer su infinita bondad y amarle con toda mi alma; para conocer mis culpas y llorarlas para saber como debo comportarme a fin de servirle con toda perfección; y para que mi trato y conversación sean siempre para su mayor honra y gloria y edificación de mis prójimos. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

DÍA TERCERO

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que te dignaste admitir con singular amor el obsequio filial de los Carmelitas, que entre todos los mortales fueron los primeros que en tu honor edificaron un templo en el Monte Carmelo, donde concurrían fervorosos a darte culto y alabanza. Te ruego, Señora, me alcances sea mi alma templo vivo de la Majestad de Dios, adornado de todas las virtudes, donde El habite siempre amado, adorado y alabado por mi, sin que jamás le ocupen los afectos desordenados de lo temporal y terreno. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.
Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

DÍA CUARTO

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que para mostrar tu especialísimo amor a los Carmelitas les honraste con el dulce nombre de hijos y hermanos tuyos, alentando con tan singular favor su confianza, para buscar en ti, como en amorosa Madre, el remedio, el consuelo y el amparo en todas sus necesidades y aflicciones, moviéndoles a la imitación de tus excelsas virtudes. Te ruego, Señora, me mires, como amorosa Madre y me alcances la gracia de imitarte, de modo que dignamente pueda yo ser llamado también hijo tuyo, y que mi nombre sea inscrito en el libro de la predestinación de los hijos de Dios y hermanos de mi Señor Jesucristo. Así Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.


DÍA QUINTO

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que para defender a los Carmelitas, tus hijos, cuando se intentaba extinguir la sagrada Religión del Carmen, mostrando siempre el amor y singular predilección con que los amparas, mandaste al Sumo Pontífice, Honorio III, los recibiese benignamente y confirmase su instituto, dándole por señal de que esta era tu voluntad y la de tu divino Hijo, la repentina muerte de dos que especialmente la contradecían. Te ruego, Señora, me defiendas de todos mis enemigos de alma y cuerpo, para que con quietud y paz viva siempre en el santo servicio de Dios y tuyo. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.


SEXTO DÍA

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que para señalar a los Carmelitas por especiales hijos tuyos, los enriqueciste con la singular prenda del santo escapulario, vinculando en él tantas gracias y favores para con los que devotamente lo visten y cumpliendo con sus obligaciones, procuran vivir de manera que imitando tus virtudes, muestran que son tus hijos. Te ruego, Señora, me alcances la gracia de vivir siempre como verdadero cristiano y cofrade amante del santo escapulario, a fin de que merezca lograr los frutos de esta hermosa devoción. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

DÍA SÉPTIMO

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que en tu santo Escapulario diste a los que devotamente lo visten, un firmísimo escudo para defenderse de todos los peligros de este mundo y de las asechanzas del demonio, acreditando esta verdad con tantos y tan singulares milagros. Te ruego, Señora, que seas mi defensa poderosa en esta vida mortal, para que en todas las tribulaciones y peligros encuentre la seguridad, y en las tentaciones salga con victoria, logrando siempre tu especial asistencia para conseguirlo. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

DÍA OCTAVO

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que ejerces tu especial protección en la hora de la muerte para con los que devotamente visten tu santo escapulario, a fin de que logren por medio de la verdadera penitencia salir de esta vida en gracia de Dios y librarse de las penas del infierno. Te ruego, Señora, me asistas, ampares y consueles en la hora de mi muerte, y me alcances verdadera penitencia, perfecta contrición de todos mis pecados, encendido amor de Dios y ardiente deseo de verle y gozarle, para que mi alma no se pierda ni condene, sino que vaya segura a la felicidad eterna de la gloria. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.

Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.


DÍA NOVENO

¡Oh! Virgen del Carmen, María Santísima, que extendiendo tu amor hacia los Carmelitas, aún después de la muerte, como piadosísima Madre de los que visten tu santo escapulario consuelas sus almas, cuando están en el Purgatorio, y con tus ruegos consigues salgan cuanto antes de aquellas penas, para ir a gozar de Dios, nuestro Señor, en la gloria. Te ruego, Señora, me alcances de su divina Majestad cumpla yo con las obligaciones de cristiano y la devoción del santo escapulario, de modo que logre este singularísimo favor. Así, Señora, te lo suplico humildemente, diciendo: Dios te Salve, Reina y Madre de misericordia, etc.
Pedir la gracia particular que se desee conseguir en esta Novena.

PARA IMPRIMIR LA NOVENA CLICK EN LA IMAGEN:

wordlogo-300x293


FUENTE:

http://es.catholic.net/op/articulos/15503/cat/1097/novena-a-la-virgen-del-carmen.html

Anuncios
Novena a Nuestra Señora de Luján

Novena a Nuestra Señora de Luján

El día 29 de Abril comenzamos la novena a Nuestra Señora de Lujan. Por ser la patrona de Argentina la novena esta dedicada especialmente a nuestro país, aunque no impide su rezo para quien quiera rezarle por sus propias intenciones. 

Al final de la página, como siempre, encontrarán el archivo para descargar la novena para imprimir. 


Lujan2

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Rezamos Tres Ave Marías:

Dios te salve María llena eres de gracia el Señor es contigo; bendita tú eres entre todas las mujeres, y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús. Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros, pecadores, ahora y en la ahora de nuestra muerte. Amén

Primer día

“por nuestra patria”

 Leemos en el Evangelio de Mateo: Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que si la justicia de ustedes no es superior a la de los escribas y fariseos, no entrarán en el Reino de los Cielos.“ (5, 20)

– Te pedimos Virgen de Luján por nuestra Patria y sus gobernantes, para que podamos vivir en justicia buscando el bien de todos los argentinos.

Rezamos el Credo:

Creo en Dios, Padre Todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su único Hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos, subió a los Cielos y está sentado a la derecha de Dios, Padre Todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Creo en el Espíritu Santo, la santa Iglesia católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén

Le pedimos a Dios que nos bendiga, en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

64481578


Segundo día

“por las familias

 Leemos en el Evangelio de Lucas: Cuando llegó el día fijado por la Ley de Moisés para la purificación, llevaron al niño a Jerusalén para presentarlo al Señor. Después de cumplir todo lo que ordenaba la Ley del Señor, volvieron a su ciudad de Nazaret, en Galilea. El niño iba creciendo y se fortalecía, lleno de sabiduría, y la gracia de Dios estaba con él. (2, 22. 39-40)

– Te pedimos Virgen de Luján por las familias de nuestra patria para que vivan en unidad y sean testimonio del amor de Dios.

Tercer día

“por los trabajadores”

Leemos en el Evangelio de Mateo: Jesús dijo a sus discípulos: “No se inquieten entonces, diciendo: “¿Qué comeremos, qué beberemos, o con qué nos vestiremos?” Son los paganos los que van detrás de estas cosas. El Padre que está en el cielo sabe bien que ustedes las necesitan. (6, 31-32)

– Te pedimos Virgen de Luján por el trabajo en nuestra patria, para que buscando los bienes del Cielo podamos ganarnos en la tierra el sustento con el trabajo digno.

Cuarto día

“por los niños”

 Leemos en el Evangelio de Mateo: Jesús les dijo: “Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí, porque el Reino de los Cielos pertenece a los que son como ellos”. Y después de haberles impuesto las manos, se fue de allí. (19, 14-15)

– Te pedimos Virgen de Luján, por los niños de nuestra patria para que crezcan en ambientes sanos y sean verdaderos discípulos de tu Hijo.

Quinto día

“por los ancianos y enfermos”

 Leemos en el evangelio de Juan Jesús dijo a sus discípulos: “Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Así como el sarmiento no puede dar fruto si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí.” (15, 1-3)

– Te pedimos Virgen de Luján por todos los enfermos y los ancianos, especialmente por los que están solos y abandonados; para que unidos a Tú Hijo encuentren el consuelo que necesitan.

Sexto día

“por los jóvenes”

 Leemos en el Evangelio de Mateo: “Si quieres ser perfecto, le dijo Jesús ve, vende todo lo que tienes y dalo a los pobres: así tendrás un tesoro en el Cielo. Después, ven y sígueme”. Al oír estas palabras, el joven se retiró entristecido, porque poseía muchos bienes. (19, 21-22)

– Te pedimos Virgen de Luján por los jóvenes de nuestra patria, para que encuentren en Jesús el verdadero sentido de sus vidas.

13094103_898339080311559_2015747043368172501_nSéptimo día

“por los religiosos/as y sacerdotes”

 Leemos en el Evangelio de Mateo: Jesús dijo a sus discípulos: “El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida a causa de mí, la encontrará.” (16, 24)

– Te pedimos Virgen de Luján por todos aquellos que han recibido el llamado de tu Hijo a la vida consagrada para que sean fieles a su misión. Y te rogamos que nunca falten vocaciones a la Iglesia.

Octavo día

“por los difuntos”

 Leemos en el Evangelio de Juan: Jesús dijo: “Yo soy la Resurrección y la Vida. El que cree en mí no morirá jamás.” (11,25-26)

– Te pedimos Virgen de Luján por todos los que nos han precedido en el camino de la Vida, especialmente por (nombrar tus difuntos) para que gocen de la alegría del Reino de tu Hijo.

Noveno día:

“por la vida”

Leemos en el Evangelio de Lucas Mientras se encontraban en Belén, le llegó el tiempo de ser madre; y María dio a luz a su Hijo primogénito, lo envolvió en pañales y lo acostó en un pesebre, porque no había lugar para ellos en el albergue. (2, 6-7)

– Te pedimos Virgen de Luján por la vida, para que reconozcamos detrás de cada vida que esta en camino un milagro de Dios. Ponemos especialmente en tus manos a las madres con dificultades.


Click en la imagen para descargar el archivo:.

wordlogo-300x293

Cambio de manto de Nuestra Señora de Lujan- 2016.

Cambio de manto de Nuestra Señora de Lujan- 2016.

Este año no hemos podido estar presentes, pero les compartimos la homilía completa del rector de la Basílica de Lujan, y algunas fotos que ha compartido el santuario en su pagina oficial de Facebook.


Homilía del Pbro. José Daniel Blanchaud con motivo del cambio de manto de la Virgen de Luján. Año 2016

13092141_898338960311571_1155523343362648723_n

Quita del manto anterior. Detrás, la Señora, imagen de terracota tal como llego al Río de la Plata hace casi 400 años, pero con el baño metálico que se le hizo para su conservación.

Cuanta gente espera este día y lo espera ansioso, venimos de muchos lados de cerca y de lejos para estar con la Madre. Y tal vez mucho antes de terminar esta celebración, gracias a todas las cosas que hoy tenemos , ya le estoy mandando la foto por WhatsApp o por mensaje de texto a los que no pudieron venir. Pero detrás de esto siempre hay una realidad, podemos tener todos los avances, y de hecho los tenemos, todos los progresos, pero sin embargo necesitamos cada vez más que la Virgen nos acompañe que la Virgen nos cuide, que la Virgen proteja a cada uno de nosotros, a nuestras familias, a nuestro pueblo argentino.
¡Como necesitamos cada vez mas de la protección de la Virgen!
Como les decía, hoy tenemos muchas cosas que nos pueden acercar, inclusive a lo máximo que podamos pensar hoy. Pero sin embargo sentimos la fragilidad, la pobreza, la miseria; nos duele que a pesar de tantas cosas lindas que el hombre ha hecho, todavía halla esa tiranteces, hay pocos que tienen tanto y hay muchos que no tienen nada.
Y no necesitamos pensar en tal o cual lugar, a lo mejor hay muchos que tienen muchas necesidades; que como nos decía la primera lectura están con las rodillas débiles, están con los brazos flojos y ahí vienen Dios a decirnos: “Digan a los que están débiles sean fuertes, no teman ahí está su Dios”. Hemos avanzado mucho y sin embargo tenemos tantas situaciones de dolor y esclavitud y de miseria.
Todavía nos duelen estos cinco chicos que murieron y los que quedaron enfermos. Y por el testimonio de algunos, al joven se le puede vender cualquier basura.Nos duele que a lo mejor no se hable tanto de hermanos que padecieron de situaciones parecidas a las nuestras acá en Luján, son 40000 o más afectados por las inundaciones en el litoral; yo hablaba con uno de los miembros de la comisión de santuarios de Corrientes el otro día y le decía: “le pedimos a Dios y cuando cambiemos el manto vamos a estar rezando desde Luján por ellos”
Nos duele tanta cerrazón tanto egoísmo que a veces nos hace ver fragilidades, tantas miserias. “Entonces se abrirán los ojos de los ciegos se destaparan los oídos de los sordos, el tullido se pondrá de pie y gritará de júbilo el mudo”. Nosotros tenemos que continuar esa tarea.

 

13092099_898338963644904_1276000878335407587_n

El P. Daniel Blanchoud con el nuevo manto que será colocado unos minutos despues, este año con los escudos bordados en referencia al Jubileo de la Misericordia, y nuestro Escudo Nacional, por el Bicentenario de la Independencia Argentina.

Cambiarle el vestido a la Virgen, es una particularidad de este santuario, otro santuario tal vez lo puede hacer, no digo que no, pero nosotros tenemos ese detalle que la Virgen nos mira desde el lugar donde hemos venido de cerca, o de lejos.
Hoy María nos está invitando a que cubramos tantas situaciones difíciles, vamos a decir a la Virgen cubrinos con tu manto, para que entonces no nos llenemos tanto de nuestros sentimientos y palabras, sino que nos llenemos de cómo Dios quiere que obremos.
María cubrinos con tu manto, para que tantas desigualdades no nos cierren el corazón o lo endurezcan; que no demos vuelta la cara, porque no nos toco a nosotros.
Hoy hay muchas situaciones donde el ser humano ha quedado desprotegido o desnudo, vieron el manto nos cubre y por eso queremos que la Virgen este vestida con todo su esplendor, pero también tenemos que vestir tantas necesidades de hoy. Muchos que pasan hambre, hay muchos, que aunque parece mentira, pasan gruesos cables sobre el barrio y a lo mejor no tienen luz.
María ayúdanos a cubrir las necesidades de los hermanos. Queremos salir al encuentro del hermano que ha quedado marginado, porque no entra en el sistema, entonces son chicos jóvenes y adultos que no tienen educación o salud, porque no están en el sistema.
María cubrinos con tu manto para que también nosotros cubramos la desnudez que deja la droga, la desnudez que deja el tráfico de menores, la trata de personas. María cubrinos con tu manto para que experimentemos la misericordia de Dios. Y seamos también nosotros misericordiosos como el Padre.
En tu manto nuevo va estar nuestra patria, te pedimos mucho que nos proteja, ya que nos preparamos a celebrar los 200 años de la independencia. Necesitamos mucho crecer en el dialogo, en la comprensión, en la aceptación del otro, aunque vea las cosas de otra manera, o piense distinto.

13094103_898339080311559_2015747043368172501_n

Nuestra Señora de Lujan con el manto nuevo ya colocado.

María cubrirnos con tu manto y ayúdanos a cubrir las necesidades de muchos hermanos hoy. Esos niños que tienen que ir a revolver a un basural cuando a lo mejor otros tiramos la comida.
María en tu nuevo vestido van estar el escudo, porque queremos que seas la Madre de la patria y nos ayudes a ser nación. Va a estar el logo de la misericordia porque, como decía, queremos ser misericordiosos como es el Padre.
Y sobre el manto van a estar las obras de misericordia para que al mirarte podamos contemplar también donde tenemos que ir: a dar de comer al hambriento, de beber al sediento, a dar hospedaje al que esta peregrinando, a visitar a los enfermos, a los presos, rezar por los muertos, dar buenos consejos. Que los hagamos nuestros, que los hagamos carne los hagamos propios.
María queremos pedirte nos ayudes a crecer en la generosidad y en la disponibilidad, en los momentos lindos como hoy, y en los momentos fuerte junto a la cruz junto al dolor como estuviste vos a los pies de la cruz de Jesús.
María cubrinos con tu manto para que nuestros egoísmos, nuestras mentiras, nuestras hipocresías queden al margen, y sí, nos llenemos de amor y misericordia y de paz.

 

 

13094102_898338940311573_4334459744991788855_n

Se permite a los fieles venerar y tocar el manto del año anterior, que la Señora ha bendecido con su uso. Este manto llevaba bordado el escudo del Sínodo de la Familia a pedido de Papa Francisco.

Fuente: https://www.facebook.com/Bas%C3%ADlica-Nacional-Nuestra-Se%C3%B1ora-de-Lujan-oficial-863242657154535/

Fiesta de la Anunciación – Día del niño por nacer.

Fiesta de la Anunciación – Día del niño por nacer.

Esta gran fiesta tomó su nombre de la buena nueva anunciada por el arcángel Gabriel a la Santísima Virgen María, referente a la Encarnación del Hijo de Dios. Era el propósito divino dar al mundo un Salvador, al pecador una víctima de propiciación, al virtuoso un modelo, a esta doncella -que debía permanecer virgen- un Hijo y al Hijo de Dios una nueva naturaleza humana capaz de sufrir el dolor y la muerte, afín de que El pudiera satisfacer la justicia de Dios por nuestras transgresiones.

El mundo no iba a tener un Salvador hasta que Ella hubiese dado su consentimiento a la propuesta del ángel. Lo dio y he aquí el poder y la eficacia de su Fíat. En ese momento, el misterio de amor y misericordia prometido al género humano miles de años atrás, predicho por tantos profetas, deseado por tantos santos, se realizó sobre la tierra. En ese instante el alma de Jesucristo producida de la nada empezó a gozar de Dios y a conocer todas las cosas, pasadas, presentes y futuras; en ese momento Dios comenzó a tener un adorador infinito y el mundo un mediador omnipotente y, para la realización de este gran misterio, solamente María es acogida para cooperar con su libre consentimiento.

anunciacion-del-angel-gabriel-a-maria

Este día ha escogido la Iglesia con todo el pueblo de Dios para celebrar el día de la Vida por nacer, que tambien conocemos como el Día del Niño por nacer. Encomendamos nuestra oración a todos los niños por nacer, en especial por aquellos que están en riesgo de aborto. También para que se abran los corazones de todos quienes trabajan por las leyes proabortistas y todos los médicos y demás agentes que participan de estos crímenes tan horrendos y tan graves a los ojos de Dios y de todos quienes comprendemos la importancia y el valor de la vida.

hqdefault

Fuente: https://www.aciprensa.com/Maria/anunciacion.htm

Encomendamos a Ella, la Madre de Dios, este 2016.

Encomendamos a Ella, la Madre de Dios, este 2016.

Amigos de Virgen Peregrina…. ¡¡FELICES FIESTAS!!

Muchos atravesamos estas fiestas con preocupaciones, tal vez tristeza, dolores, rencores, y tantas cosas. No importa lo que haya en el corazón, entreguemos a María, Madre de Dios, todo lo que nos abruma con total confianza en sus cuidados maternales. Jesus mismo sometió su vida a Ella y se puso en sus manos y a su cuidado. Nada hemos de temer con María.

Los invitamos a consagrar este 2016 a su poderosa intercesión con confianza de niños. Y que Ella nos llene a todos de sus cuidados maternales.

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza.
A Ti, celestial princesa, Virgen Sagrada María,
yo te ofrezco en este día alma vida y corazón.
Mírame con compasión y no me dejes Madre mía
morir sin tu bendición. Amén.

Un fraternal y caluroso abrazo en el Señor a todos ustedes y a los suyos, y que el Señor y su Santa Madre nos lleven por el camino de la Paz.

maria madre de Dios 1

 

¿Acaso no estoy aquí yo, que soy tu madre? 12 de Diciembre: Nuestra Señora de Guadalupe.

¿Acaso no estoy aquí yo, que soy tu madre? 12 de Diciembre: Nuestra Señora de Guadalupe.

LAS APARICIONES

n_club_america_wallpapers-1805773Diez años después de la conquista de México, el día 9 de diciembre de 1531, Juan Diego iba rumbo al Convento de Tlaltelolco para oír misa. Al amanecer llegó al pie del Tepeyac. De repente oyó música que parecía el gorjeo de miles de pájaros. Muy sorprendido se paró, alzó su vista a la cima del cerro y vio que estaba iluminado con una luz extraña. Cesó la música y en seguida oyó una dulce voz procedente de lo alto de la colina, llamándole: “Juanito; querido Juan Dieguito”. Juan subió presurosamente y al llegar a la cumbre vio a la Santísima Virgen María en medio de un arco iris, ataviada con esplendor celestial. Su hermosura y mirada bondadosa llenaron su corazón de gozo infinito mientras escuchó las palabras tiernas que ella le dirigió a él. Ella habló en azteca. Le dijo que ella era la Inmaculada Virgen María, Madre del Verdadero Dios. Le reveló cómo era su deseo más vehemente tener un templo allá en el llano donde, como madre piadosa, mostraría todo su amor y misericordia a él y a los suyos y a cuantos solicitaren su amparo. “Y para realizar lo que mi clemencia pretende, irás a la casa del Obispo de México y le dirás que yo te envío a manifestarle lo que mucho deseo; que aquí en el llano me edifique un templo. Le contarás cuanto has visto y admirado, y lo que has oído. Ten por seguro que le agradeceré bien y lo pagaré, porque te haré feliz y merecerás que yo te recompense el trabajo y fatiga con que vas a procurar lo que te encomiendo. Ya has oído mi mandato, hijo mío, el más pequeño: anda y pon todo tu esfuerzo”.

Juan se inclinó ante ella y le dijo: “Señora mía: ya voy a cumplir tu mandato; me despido de ti, yo, tu humilde siervo”.

Cuando Juan llegó a la casa del Obispo Zumárraga y fue llevado a su presencia, le dijo todo lo que la Madre de Dios le había dicho. Pero el Obispo parecía dudar de sus palabras, pidiéndole volver otro día para escucharle más despacio.

Ese mismo día regresó a la cumbre de la colina y encontró a la Santísima Virgen que le estaba esperando. Con lágrimas de tristeza le contó cómo había fracasado su empresa. Ella le pidió volver a ver al Sr. Obispo el día siguiente. Juan Diego cumplió con el mandato de la Santísima Virgen. Esta vez tuvo mejor éxito; el Sr. Obispo pidió una señal.

Juan regresó a la colina, dio el recado a María Santísima y ella prometió darle una señal al siguiente día en la mañana. Pero Juan Diego no podía cumplir este encargo porque un tío suyo, llamado Juan Bernardino había enfermado gravemente.

aparicion

Dos días más tarde, el día doce de diciembre, Juan Bernardino estaba moribundo y Juan Diego se apresuró a traerle un sacerdote de Tlaltelolco. Llegó a la ladera del cerro y optó ir por el lado oriente para evitar que la Virgen Santísima le viera pasar. Primero quería atender a su tío. Con grande sorpresa la vio bajar y salir a su encuentro. Juan le dio su disculpa por no haber venido el día anterior. Después de oír las palabras de Juan Diego, ella le respondió: “Oye y ten entendido, hijo mío el más pequeño, que es nada lo que te asusta y aflige. No se turbe tu corazón, no temas esa ni ninguna otra enfermedad o angustia. ¿Acaso no estoy aquí yo, que soy tu madre? ¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy tu salud? ¿Qué más te falta? No te aflija la enfermedad de tu tío, que no morirá ahora de ella; está seguro de que ya sanó”.

Cuando Juan Diego oyó estas palabras se sintió contento. Le rogó que le despachara a ver al Señor Obispo para llevarle alguna señal y prueba a fin de que le creyera. Ella le dijo:

“Sube, hijo mío el más pequeño, a la cumbre donde me viste y te di órdenes, hallarás que hay diferentes flores; córtalas, recógelas y en seguida baja y tráelas a mi presencia”.

Juan Diego subió y cuando llegó a la cumbre, se asombró mucho de que hubieran brotado tan hermosas flores. En sus corolas fragantes, el rocío de la noche semejaba perlas preciosas. Presto empezó a córtalas, las echó en su regazo y las llevó ante la Virgen. Ella tomó las flores en sus manos, las arregló en la tilma y dijo: “Hijo mío el más pequeño, aquí tienes la señal que debes llevar al Señor Obispo. Le dirás en mi nombre que vea en ella mi voluntad y que él tiene que cumplirla. Tú eres mi embajador muy digno de confianza. Rigurosamente te ordeno que sólo delante del Obispo despliegues tu tilma y descubras lo que llevas”.

Cuando Juan Diego estuvo ante el Obispo Fray Juan de Zumárraga, y le contó los detalles de la cuarta aparición de la Santísima Virgen, abrió su tilma para mostrarle las flores, las cuales cayeron al suelo. En este instante, ante la inmensa sorpresa del Señor Obispo y sus compañeros, apareció la imagen de la Santísima Virgen María maravillosamente pintada con los más hermosos colores sobre la burda tela de su manto.

Aparicion de Guadalupe

LA CURACIÓN DE JUAN BERNARDINO

El mismo día, doce de diciembre, muy temprano, la Santísima Virgen se presentó en la choza de Juan Bernardino para curarle de su mortal enfermedad. Su corazón se llenó de gozo cuando ella le dio el feliz mensaje de que su retrato milagrosamente aparecido en la tilma de Juan Diego, iba a ser el instrumento que aplastara la religión idólatra de sus hermanos por medio de la enseñanza que el divino códice-pintura encerraba.

Te-coa-tla-xope en la lengua Azteca quiere decir “aplastará la serpiente de piedra”. Los españoles oyeron la palabra de los labios de Juan Bernardino. Sonó como “de Guadalupe. Sorprendidos se preguntaron el por qué de este nombre español, pero los hijos predilectos de América, conocían bien el sentido de la frase en su lengua nativa. Así fue como la imagen y el santuario adquirieron el nombre de Guadalupe, título que ha llevado por cuatro siglos.

la-virgen-de-guadalupe-y-bernardino-el-tc3ado-de-juan-diego

Se lee en la Sagrada Escritura que en tiempo de Moisés y muchos años después un gran cometa recorría el espacio. Tenía la apariencia de una serpiente de fuego. Los indios de México le dieron el nombre de Quetzalcoatl, serpiente con plumas. Le tenían mucho temor e hicieron ídolos de piedra, en forma de serpiente emplumada, a los cuales adoraban, ofreciéndoles sacrificios humanos. Después de ver la sagrada imagen y leer lo que les dijo, los indios abandonaron sus falsos dioses y abrazaron la Fe Católica. Ocho millones de indígenas se convirtieron en sólo siete años después de la aparición de la imagen.

LA TILMA DE JUAN DIEGO

La tilma en la cual la imagen de la Santísima Virgen apareció, está hecha de fibra de maguey. La duración ordinaria de esta tela es de veinte años a lo máximo. Tiene 195 centímetros de largo por 105 de ancho con una sutura en medio que va de arriba a abajo.

Impresa directamente sobre esta tela, se encuentra la hermosa figura de Nuestra Señora. El cuerpo de ella mide 140 centímetros de alto.

Esta imagen de la Santísima Virgen es el único retrato auténtico que tenemos de ella. Su conservación en estado fresco y hermoso por más de cuatro siglos, debe considerarse milagrosa. Se venera en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México, donde ocupa el sitio de honor en el altar mayor.

La Sagrada Imagen duró en su primera ermita desde el 26 de diciembre, 1535 hasta el ano de 1622.

La segunda iglesia ocupó el mismo lugar donde se encuentra hoy la Basílica. Esta duró hasta 1695. Unos pocos años antes fue construida la llamada Iglesia de los Indios junto a la primera ermita, la cual sirvió entonces de sacristía para el nuevo templo. En 1695, cuando fue demolido el segundo templo, la milagrosa imagen fue llevada a la Iglesia de los Indios donde se quedó hasta 1709 fecha en que se dedicó el nuevo hermoso templo que todavía despierta la admiración de Mexicanos y extranjeros.


Pio X la proclamó como “Patrona de toda la América Latina”, Pio XI de todas las “Américas”, Pio XII la llamó “Emperatriz de las Américas” y Juan XXIII “La Misionera Celeste del Nuevo Mundo” y “la Madre de las Américas”.

La imagen de la Virgen de Guadalupe se venera en México con grandísima devoción, y los milagros obtenidos por los que rezan a la Virgen de Guadalupe son extraordinarios.

12-de-diciembre-Nuestra-señora-de-Guadalupe-La-Guadalupana-basilica-Mexico-DF-patricia-Gallardo-el-color-comunica-

 


ORACIÓN A NUESTRA SEÑORA DE GUADALUPE

¡Oh Virgen Inmaculada, Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia! Tú, que desde este lugar manifiestas tu clemencia y tu compasión a todos los que solicitan tu amparo; escucha la oración que con filial confianza te dirigimos y preséntala ante tu Hijo Jesús, único redentor nuestro.

Madre de misericordia, Maestra del sacrificio escondido y silencioso, a ti, que sales al encuentro de nosotros, los pecadores, te consagramos en este día todos nuestro ser y todo nuestro amor. Te consagramos también nuestra vida, nuestros trabajos, nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Da la paz, la justicia y la prosperidad a nuestros pueblos; ya que todo lo que tenemos y somos lo ponemos bajo tu cuidado, Señora y madre nuestra.

Queremos ser totalmente tuyos y recorrer contigo el camino de una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia: no nos sueltes de tu mano amorosa.

Virgen de Guadalupe, Madre de las Américas, te pedimos por todos los obispos, para que conduzcan a los fieles por senderos de intensa vida cristiana, de amor y de humilde servicio a Dios y a las almas.

Contempla esta inmensa mies, e intercede para que el Señor infunda hambre de santidad en todo el Pueblo de Dios, y otorga abundantes vocaciones de sacerdotes y religiosos, fuertes en la fe, y celosos dispensadores de los misterios de Dios.

FUENTES: http://www.devocionario.com/maria/guadalupe_3.html

                     https://www.aciprensa.com/Maria/Guadalupe/guadalupe.htm

Novena en honor de la INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA

Novena en honor de la INMACULADA CONCEPCIÓN DE MARÍA

inmaculada 1a

Por la señal…
Señor mío Jesucristo…

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, elegida por Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu Concepción: así como por Eva nos vino la muerte, así nos viene la vida por ti, que por la gracia de Dios has sido elegida para ser Madre del nuevo pueblo que Jesucristo ha formado con su sangre.

A ti, purísima Madre, restauradora del caído linaje de Adán y Eva, venimos confiados y suplicantes en esta novena, para rogarte que nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de pecado.

Acordaos, Virgen Santísima, que habéis sido hecha Madre de Dios, no sólo para vuestra dignidad y gloría, sino también para salvación nuestra y provecho de todo el género humano. Acordaos que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a vuestra protección e implorado vuestro socorro, haya sido desamparado. No me dejéis, pues, a mi tampoco, porque si me dejáis me perderé; que yo tampoco quiero dejaros a vos, antes bien, cada día quiero crecer más en vuestra verdadera devoción.

Y alcanzadme principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un grande aprecio de la virtud cristiana, y la tercera, una buena muerte. Además, dadme la gracia particular que os pido en esta novena (hacer aquí la petición que se desea obtener).

PRIMER DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como preservaste a María del pecado, original en su Inmaculada Concepción, y a nosotros nos hiciste el gran beneficio de libramos de él por medio de tu santo bautismo, así te rogamos humildemente nos concedas la gracia de portarnos siempre como buenos cristianos, regenerados en ti, Padre nuestro Santísimo.

ORACIONES FINALES

Bendita sea tu pureza y eternamente lo sea, pues todo un Dios se recrea en tan graciosa belleza. A ti, celestial Princesa, Virgen sagrada María, te ofrezco en este día alma, vida y corazón. Mírame con compasión, no me dejes, Madre mía. Rezar tres Avemarías.

Tu Inmaculada Concepción, oh Virgen Madre de Dios, anunció alegría al universo mundo.

ORACIÓN. Oh Dios mío, que por la Inmaculada Concepción de la Virgen, preparaste digna habitación a tu Hijo: te rogamos que, así como por la previsión de la muerte de tu Hijo libraste a ella de toda mancha, así a nosotros nos concedas por su intercesión llegar a ti limpios de pecado. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo. Amén.


SEGUNDO DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como preservaste a María de todo pecado mortal en toda su vida y a nosotros nos das gracia para evitarlo y el sacramento de la confesión para remediarlo, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la gracia de no cometer nunca pecado mortal, y si incurrimos en tan terrible desgracia, la de salir de él cuanto antes por medio de una buena confesión.

TERCER DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como preservaste a María de todo pecado venial en toda su vida, y a nosotros nos pides que purifiquemos más y más nuestras almas para ser dignos de ti, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la gracia de evitar los pecados veniales y la de procurar y obtener cada día más pureza y delicadeza de conciencia.

CUARTO DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como libraste a María de la inclinación al pecado y le diste dominio perfecto sobre todas sus pasiones, así te rogamos humildemente, por intercesión de María Inmaculada, nos concedas la gracia de ir domando nuestras pasiones y destruyendo nuestras malas inclinaciones, para que te podamos servir, con verdadera libertad de espíritu, sin imperfección ninguna.

QUINTO DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como, desde el primer instante de su Concepción, diste a María más gracia que a todos los santos y ángeles del cielo, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos inspires un aprecio singular de la divina gracia que tú nos adquiriste con tu sangre, y nos concedas el aumentarla más y más con nuestras buenas obras y con la recepción de tus Santos Sacramentos, especialmente el de la Comunión.

SEXTO DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como, desde el primer momento, infundiste en María, con toda plenitud, las virtudes sobrenaturales y los dones del Espíritu Santo, así te suplicamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas a nosotros la abundancia de estos mismos dones y virtudes, para que podamos vencer todas las tentaciones y hagamos muchos actos de virtud dignos de nuestra profesión de cristianos.

SEPTIMO DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como diste a María, entre las demás virtudes, una pureza y castidad eximía, por la cual es llamada Virgen de las vírgenes, así te suplicamos, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la dificilísima virtud de la castidad, que tantos han conservado mediante la devoción de la Virgen y tu protección.

OCTAVO DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como diste a María la gracia de una ardentísima caridad y amor de Dios sobre todas las cosas, así te rogamos humildemente, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas un amor sincero de ti, ¡oh Dios Señor nuestro!, nuestro verdadero bien, nuestro bienhechor, nuestro padre, y que antes queramos perder todas las cosas que ofenderte con un solo pecado.

NOVENO DIA

Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como has concedido a María la gracia de ir al cielo y de ser en él colocada en el primer lugar después de Ti, te suplicamos humildemente, por intercesión de María Inmaculada, nos concedas una buena muerte, que recibamos bien los últimos Sacramentos, que expiremos sin mancha ninguna de pecado en la conciencia y vayamos al cielo, para siempre gozar, en tu compañía y la de nuestra Madre, con todos los que se han salvado por ella.


Archivo para descargar

wordlogo-300x293

FUENTE: http://www.devocionario.com/maria/inmaculada_2.html#O1