Contemplar  los iconos. 11- El bautismo del Señor.

Contemplar los iconos. 11- El bautismo del Señor.

En el Primer Misterio Luminoso, el Bautismo del Señor en el río Jordán.


En este icono Jesus entra en el Jordán, que recuerda la muerte y las aguas del diluvio. En la tradición de la Iglesia estas aguas son llamadas «sepulcro fluido»: «La inmersión y la emersión son imagen del descenso a los infiernos y de la Resurrección» (San Juan Crisóstomo).

theophany2-1024x663

La imagen está divida en dos por un eje vertical, cuyo centro es la Santísima Trinidad: el Padre en el cielo, el Hijo en la Tierra, y el Espíritu Santo que desciende. En otros ejemplares, esto se acentúa con la imagen del rayo divido en tres haces que descienden.

En el centro esta Jesus, orientado hacia Juan, esperando su bautismo, pero bendiciendo a su vez las aguas, que tambien son bendecidas por Juan. Que con una mano bendice a Jesus, y con la otra las aguas, como parte del ritual del Bautismo.bautismo-1

Los personajes en el agua, tienen cierta equivalencia a la calavera que habíamos visto en el icono de la Crucifixión, cuando Jesus vence a la muerte. Aquí, los demonios huyen, y los muertos son vueltos a la vida. Cristo vence a la muerte por el bautismo.

bautismo-2

Lo que sostienen los ángeles no es una toalla, sino un paño. Símbolo de lo sagrado. Cristo debe ser tocado con el paño por respeto a lo sagrado de su Persona.

bautismo-3

El árbol con el hacha hace alusión a la palabra evangélica:

«Ya está el hacha puesta a la raíz del árbol, y todo árbol que no dé buen fruto será cortado y arrojado al fuego» (Mt 3,10).

 

Para finalizar les dejamos esta maravilla del Siglo XV, pintada por Andrei Rubleiv, en la Catedral de la Dormicion, en Vladimir, Rusia.

bautismo


1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas

10-La cucifixión del Señor

Anuncios
Contemplar los iconos .10- La crucifixión del Señor

Contemplar los iconos .10- La crucifixión del Señor

En el quinto y último misterio doloroso, “La crucifixión y muerte de Nuestro Señor”.

Este Icono tiene la peculiaridad de que todos los integrantes son personas orantes. Había mucha gente en el Monte Calvario. Pero los iconoclastas solo han dejado a las personas que habían sido tocadas por Dios en su corazón.

n178p58

Por supuesto, Jesus está en el centro de la imagen. Raramente aparece sangre sobre su cuerpo. En pocas ocasiones solo aparecen unas gotas en su costado herido por la lanza, aunque este no es el caso.

La postura de los brazos siempre es la misma, las palmas de las manos hacia arriba. Símbolo de total abandono y de entrega en los brazos de su Padre que esta esperando su regreso al trono de los cielos. Jesus se hace pequeño, humildísimo y pequeño frente a los tormentos y la muerte. Ha quedado reducido a la nada misma en manos del mundo que lo ha matado, pero sus brazos elevados nos hablan de que todavía no ha terminado. Nada ha terminado.

Está de pie sobre un montículo árido y yermo. ¿Recuerdan el monte de oración de iconos anteriores? Recordemos que el monte se menciona siempre en el Antiguo Testamento para referirse a lugares de oración donde se “sube” al encuentro con Dios.

Habíamos dicho que mientras Jesús estuvo en la tierra esos montes aparecen en la iconoclasia como lugares vacíos porque ya no es necesario subir a encontrarse con Dios, pues estaba en la tierra. Por ejemplo lo habíamos visto en el caso del Icono de la oración en el huerto, el montículo esta allí, vacío. Jesus ora, pero todavía no sube a él.

portada

Icono de la Oración en el huerto.

En cambio, en el icono de la crucifixión, volvemos a tener esta imagen de monte árido de oración, pero esta vez lo ha llenado Jesus, que ha subido al Padre en la oración más profunda de la historia. Allí, en el Calvario, en aquel monte de la soledad y el abandono más profundo es donde a partir de ahora debemos subir todos para el encuentro con Dios.

muerte

Y dos detalles, la tierra se ha rasgado, aprontándose para recibir al Señor que no se irá sin antes descender a los abismos. Allí, en la entrada, bajo los pies de Jesus, la muerte que ha sido vencida. Bajo sus pies ha quedado subyugada por Quien manda sobre la vida y la muerte.

Los acompañantes del Crucificado suelen ser en muchos iconos la Santísima Virgen y San Juan. Hemos elegido otra versión que también es frecuente, donde aparecen más personas, y como ya dijimos, todos orantes.

A la derecha de Jesús esta su Madre, con manto rojo. Ella también ha sido una mártir. Su Corazón sangra junto con el de su Hijo: “Una espada atravesará tu corazón” le había anunciado el anciano Simeón, y así ha sido. El vestido negro es señal de luto. Pero no esta sola, la acompañan el resto de las mujeres que acompañaban a Jesús. También con manto negro, María Magdalena esta de luto por la muerte del amado.

Lo mismo se repite en San Juan, cuya túnica tambien es de color negro. Todos los acompañantes tienen esto en común, como también el tono marrón en sus vestimentas. Este color marrón terroso es símbolo de la humildad. Incluso su Madre, con ese rojo que no es intenso sino con tonalidades terrosas.

guardiaFinalmente, el personaje detras de Juan, que tambien esta en oración. El centurión levanta su mano y reconoce que

“verdaderamente, este era el hijo de Dios”


1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas

Contemplar los iconos. 9- Jesus carga con la cruz.

Contemplar los iconos. 9- Jesus carga con la cruz.

En el cuarto misterio doloroso Jesus carga con la cruz, camino del monte Calvario. El misterio de la venida del Hijo del Hombre culminará ya muy pronto. El monte Calvario esta a la vista.

33518

En casi todas las versiones, este icono es muy parecido. Jesus ya no carga con la cruz. El cirinero ha tomado su lugar. La cruz es la de la ortodoxia rusa, con los tres parantes cruzados.

Jesus viste de rojo, color del martirio. Pero su túnica reviste bordes dorados como señal de su realeza. Su rostro sufriente, las manos atadas, algo que no es usual. Como los corderos cuando van a ser sacrificados…

3

A lo lejos se divisa el Calvario. En este icono es usual que aparezcan tres picos. Recordemos que el monte tiene una simbología especial. En el antiguo testamento el monte era donde se “subía” a orar con Dios. Pero en los iconos que involucran a Jesus ese monte siempre aparece vacío, pues Dios ha bajado a la tierra.

Y aquí apareces tres picos, dos de tierra árida, el otro con un tono rojizo, señal de que sangre inocente será derramada sobre él. El rojo, nuevamente, es color de martirio.

1

En otros casos este dato no aparece, aunque si se repite el detalle de los tres picos. Uno para cada cruz.

Nesenie_Kresta_250

Camino al Calvario, sobre un nivel de elevación, podemos ver a María Santísima y a San Juan que tambien van subiendo al monte:

2

Dios estaba en la tierra, y el monte ya no era necesario. Pero Dios va a dejar este mundo, será necesario subir de nuevo al monte para el encuentro con Dios, pero esta vez crucificado. Los hombres ahora conocen a Dios, que dejará su sangre en la tierra, en ese monte que conoció el abandono total y la soledad más grande. En la soledad del Calvario Dios esta presente para hablar a los que buscan al Señor de la Vida. Subir al Calvario es necesario para el encuentro con Dios. Jesus, muriendo en la cruz, nos ha dejado el sentido del dolor.

Un detalle importante y que nunca falta en la iconografía cristocéntrica. El árbol de la vida se hace de nuevo presente:

4

Sin embargo su tamaño es desproporcionalmente menor al que hemos visto en iconos anteriores. Jesus, la Vida, va a morir temporariamente.

Finalmente una referencia a los guardias. Las vestiduras diferencian claramente los soldados del templo de los soldados romanos. Todos están presentes.

6

Aunque no todos parecen entender completamente lo que está sucediendo. Alguien habla al oído y el guardia pone su mano en el hombro de Jesus. ¿Mayor complicidad? ¿o culpa? Todo depende de quien sea el personaje que habla al oído del guardia. Detalle que no he podido hallar:

5


Extracto del Via Crucis dictado por el Señor a la vidente Catalina Rivas:

Quinta estación

Cirineo ayuda a llevar la Cruz

0_54dd6_47bec206_-1-L

Voy camino hacia el Calvario. Aquellos hombres inicuos, temiendo verme morir antes de llegar al término, se entienden entre sí para buscar a alguien que Me ayude a llevar la Cruz y requisaron a un hombre de las cercanías llamado Simón. Este hombre Me ayuda a llevar parte de la Cruz, pero no toda Mi Cruz… Hay almas que caminan así en pos de Mí. Aceptan ayudarme a llevar Mi Cruz, pero se preocupan aún del consuelo y del descanso. Muchas otras consienten en seguirme y, con este fin, han abrazado la vida perfecta. Pero no abandonan el propio interés, que sigue siendo, en muchos casos, su primer cuidado; por eso vacilan y dejan caer Mi Cruz, cuando les pesa demasiado; buscan la manera de sufrir lo menos posible, miden su abnegación, evitan cuanto pueden la humillación y el cansancio y, acordándose quizá con pena de los que dejaron, tratan de procurarse ciertas comodidades, ciertos placeres.


1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas 

10- La Crucifixión de Jesus

Contemplar los iconos. 8- La coronación de espinas.

Contemplar los iconos. 8- La coronación de espinas.

1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas 

10- La Crucifixión de Jesus


Desde hoy, y entrando ya en la cuaresma, retomamos este camino de los misterios de la vida de Jesús, a la luz de los iconoclastas. Y lo hacemos con uno de los iconos más gloriosos, a pesar de pertenecer a los misterios dolorosos: La coronación de espinas.

56759.p

La descripción de este icono no será extensa, pues no hay muchos detalles que describir como en los casos anteriores. Y con razón. Cristo es coronado rey, el Rey de los cielos vino a humillarse, su corona es una burla a su persona. Se ríen de Él. Lo escupen y lo golpean. Y como remate le colocan una corona de dolor que se le hace carne de su carne. Largas espinas atraviesan su cabeza y se incrustan causando un dolor impensable. No solo por las clavaduras, tambien la ponzoña de las espinas. Y más aún, cuando camine al Calvario y caiga, se clavarán mucho más causando tremendas llagas en su divina e inocente cabeza. Un humilde báculo le concede poder sobre toda la creacion. El manto rojo simboliza la sangre mártir, inocente, que esta siendo derramada.

¿Acaso podía darsele lugar a alguien más en este icono? Solo hay lugar para tan valiente, generoso y digno rescatador nuestro, “varón de dolores”. Por sus llagas hemos sido salvados, solo cabe en este icono Él, que humillándose de este modo y en total mansedumbre, finalmente recibe su bendita y sacrificada corona.

Solo resta contemplar….

Les dejo otras versiones:

images     _____20110705_1599677873

angelico2390     spas-v-ternovom-vence_411

k050-1000x1000

Las perlas del Cura Miguel (81)

Las perlas del Cura Miguel (81)

Hemos querido a partir de hoy publicar los enlaces a las “Perlas para mis amigos” del Pro. Miguel Ruiz Tintoré, pidiendo al Señor nos ilumine en la reflexión y meditación de las palabras de santos muy santos que el Cura Miguel nos ilustra de forma tan bella. 

En cada imagen encontrarán los enlace a las tres perlas, acompañados del “Discursito”. Aquí van..


infinita1        dif-entre-esposos-y-complices        anunciada


Queridos amigos:

En tanto no os veo para compartir unos orondos pinchos de morcilla reventona -que no sabéis lo que os perdéis-, sustituyo la tal morcilla por tres perlucas, pero ya sabéis: tengo que soltaros el discursito, que si no, no soy persona. Allá va, como el caballo de copas.

PRIMERA PERLA. Dios es Dios. De consiguiente, cualquier pecado -cualquiera, de la gravedad que sea- es como una gota en comparación con el océano de misericordia que ocupa el pecho de Dios. ¿Y la blasfemia contra el Espíritu Santo, de la que dice Jesús que no se perdonará (Mt 12,31)? También se perdonará, porque si tomamos en serio las palabras y el contexto, se refiere a lo que precisamente San Juan Pablo llama “falta de prontitud en la conversión y en la penitencia, es decir, su perdurar en la obstinación”.

¿Os viene bien un cuentecito? Un caballero cometió el pecado horrendo de matar a su hijo. Acudió temblando al confesor, que le dijo: “Obtendrás tu perdón el día que llenes este cáliz”, y le entregó uno. El penitente corrió desalado al pozo, pero comprobó asombrado que, por más agua que metía, el cáliz no se llenaba; corrió a una fuente, y descubrió que, por más agua que recogía, el cáliz seguía seco; recorrió con delirio ríos, lagos, mares… y terminó por sentarse y por echarse a llorar en soledad. Y narran las sabias consejas de mi lugar que las lágrimas del caballero, sin que este se diese cuenta, fueron cayendo dentro del cáliz. Cuando el pecador se dio cuenta, el cáliz estaba lleno, y él se supo perdonado por Dios. La moraleja, la sacáis vosotros.

SEGUNDA PERLA. La castidad que nos enseña la Iglesia no es un “no a todo”, sino un “cómo” para todo, de acuerdo con la naturaleza de las cosas y de los estados de las personas. Como escribió Jean Soulairol, toda la moral sexual de la Iglesia se resumiría en unas palabras: “Ninguna licencia contra el amor”. Y en el matrimonio no vale todo. Porque es el amor el que queda dañado (bombardeado) cuando la ley de la selva se implanta entre dos. Entonces los esposos se sienten cómplices, se saben cómplices, porque son justamente cómplices.

Y fijaos en que San Josemaría habla de “el bien divino de la sexualidad”. Igualmente, la Congregación para la Doctrina de la Fe declaró que “el orden moral de la sexualidad comporta para la vida humana valores tan elevados, que toda violación directa de este orden es objetivamente grave” (decl. Persona humana, del 29-XII-1975). Si es pecado, es pecado grave. Si no es pecado grave, pudo ser una tentación -ocurre sobre todo en el ámbito de los pensamientos que uno erróneamente cree que ha consentido- (y en esos casos, ¡que se confiese el diablo…!); existe también el peligro de engañarse a uno mismo cuando realmente hay pecado.

Pero lo que quería subrayar con garra de oso es que  la sexualidad es para nosotros un “bien divino” que “comporta valores tan elevados”. Tengo que suponer que no hay confesión religiosa ninguna que reverencie más los valores ínsitos en la sexualidad de lo que los reverencia la Iglesia católica.

TERCERA PERLA. Os recito un poema sobre la Anunciación, con dibujitos, música y todo, que me ha puesto Elisa, que no hay más que pedir. ¿Por qué Dios escogió a María? No sé si es muy fácil, muy misterioso o las dos cosas. La escogió porque la creó para escogerla. Más que eso. “En el principio era el Verbo” (Jn 1,1), y Dios, que sabía todo lo que iba a pasar con los hombres, tenía decretada la Encarnación del Verbo; pero juntamente con Este estaba decretada la función de la madre y compañera de Redención. Y un buen día Dios creó a María -María nace de Joaquín y Ana-. Y Dios la hizo hermosa para escogérsela, y luego se la escogió porque la vio hermosa… Y dice San Bernardo que, en la Anunciación, “la encontró la gracia llena de gracia”. Y -añado yo-, por la gracia de Dios y la correspondencia de María a la gracia, pudo ella ser hecha madre de Dios, que implicaba automáticamente ser madre de nosotros. De usted, por ejemplo.

Hoy hemos hablado de hermosuras: la del perdón de Dios, la de la sexualidad, la de Dios cuando se enamora de una niña. ¿De qué podemos hablar, si somos cristianos?

Gracias, pues, a Elisa. Y gracias a Joni.

Miguel Ruiz Tintoré, sacerdote,
monaguillo de la Virgen

Contemplar los iconos. 7- La flagelación.

Contemplar los iconos. 7- La flagelación.

Serie “Contemplar los iconos”

1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas 

10- La Crucifixión de Jesus


En el segundo misterio doloroso, la Flagelación del Señor. Este icono no presenta grandes novedades respecto del anterior. Suele ser una escena muy representada en el arte de occidente, pero en los iconos no ha tenido mucha representación.

ee1c6c40a48a14ba83d3ef235d76fb3b

 

Este icono presenta una enorme diferencia con el de la oración en le huerto. Aquí Jesus, y en otros iconos similares tambien, no presenta una actitud de dolor. Su figura esta rígida, de pie, no hay manchas de sangre. Apenas se esboza en su rostro la angustia. Pero no parece demostrar sufrimiento humano frente a la gravedad de las lesiones que seguramente sufrió al ser flagelado.

Ni siquiera en este otro, que presenta un mayor dramatismo, esboza el sufrimiento que hoy entendemos los cristianos que sufrió el Señor.

37898d106d7774e85725b3efab2bd663

En ambos ejemplos coincide la idea de implicar como culpables a los dos poderes que condenaron a Jesus. Esto está indicado en la presencia de los dos edificios detras de la escena. Uno representa a Roma, el otro al Sanedrín.

Y los dos esbirros que flagelan al Señor. En este segundo ejemplo un detalle que no figura en el otro. La columna roja representa el martirio.

Y con este icono suspendemos esta serie de Contemplar los Iconos hasta pasado el tiempo de fiesta de Adviento y Navidad.

“y por sus llagas hemos sido sanados…”

giphy

Contemplar los iconos. 6- Oración de Jesus en el huerto

Contemplar los iconos. 6- Oración de Jesus en el huerto

Entramos ya a los misterios dolorosos, donde veremos iconos de una riqueza espiritual sin comparación. Pues este don de la iconoclasia nos da enriquecimientos exclusivos del don que no encontraremos en otras formas de oración. Al igual que sucede, desde luego, con cada don en particular, que es irreemplazable y en su esencia muy rico para el alma.

Pero vamos al icono de la Oración en el Huerto:

rosair11

El personaje principal es Jesus, que se halla en el centro de la escena aunque ligeramente hacia la izquierda pues comparte protagonismo con el mismísimo Padre que se hace presente en el mismo formato que ya hemos visto en iconos anteriores. Tres círculos concéntricos, símbolo de la Santísima Trinidad, y la divinidad indicada por el tono azul de lo sagrado, con un rayo que desciende desprendido desde la luz central que genera la Trinidad, como señal del consuelo del que habla la escritura, que recibió el Señor en medio de tanta agonía.

Acompaña tambien esta escena principal, un páramo desolado, un monte vacío que representa, como ya habíamos dicho, el monte donde los antiguos profetas “subían” a hablar con Dios, y que ahora se halla vacío porque Dios está entre los hombres.

Pocas veces veremos a Jesus en una actitud suplicante como esta.

suplicante

El azul de su manto, como siempre, indica su realeza. El rojo de la túnica, en este icono representa el martirio que esta por sufrir, el fuego del Espíritu Santo que esta puesto en marcha para el plan de salvación de los hombres, la Vida misma esta por ser regada por sobre la tierra, que en este icono se representa muy bien con ese amarillo reseco donde solo se ve un olivo, que da indicios claros del lugar en que se encuentran.

cordero

Bajo el olivo, el cordero inmaculado, sin mancha alguna, mira al Padre, símbolo de sacrificio que esta comenzando justo ahora.

Pero no es fácil comenzar, Jesus sufre pruebas durísimas. El demonio aprovecha que se encuentra vulnerable, pues es Dios, pero tambien hombre. Y su suplica la escucha Dios, pero tambien el demonio, que hace lo imposible por detenerlo.

tentacion

Sus amigos no colaboran en absoluto. Un poco mas lejos, se quedan dormidos. Aquí no solo duermen los tres que Jesus habia apartado para llevarse con Él. Están todos. Señal de que todos colaboraron en el dolor del abandono.

apostoles

No duermen en cualquier parte, están en la boca de una caverna oscura. Que en iconoclastia significa la oscuridad del mundo, de la mente, del alma. Están dormidos no solo de hecho, todo el ser estará dormido hasta que llegue el Espíritu Santo en Pentecostés.


Himno de la Liturgia de la Horas

Edificaste una torre
para tu huerta florida;
un lagar para tu vino
y, para el vino, una viña.

Y la viña no dio uvas,
ni el lagar buena bebida:
sólo racimos amargos
y zumos de amarga tinta.

Edificaste una torre,
Señor, para tu guarida;
un huerto de dulces frutos,
una noria de aguas limpias,
un blanco silencio de horas
y un verde beso de brisas

Y esta casa que es tu torre,
este mi cuerpo de arcilla,
esta sangre que es tu sangre
y esta herida que es tu herida
te dieron frutos amargos,
amargas uvas y espinas.

¡Rompe, Señor, tu silencio,
rompe tu silencio y grita!
Que mi lagar enrojezca
cuando tu planta lo pisa,
y que tu mesa se endulce
con el vino de tu viña.


Serie “Contemplar los iconos”

1- La Anunciación

2- La Visitación

3- La Natividad 

4- La presentación del Niño en el Templo

5- Jesus entre los doctores de la ley

6- Oración de Jesus en el huerto

7- La Flagelación del Señor

8- La Coronación de espinas

9- Jesus con la cruz a cuestas 

10- La Crucifixión de Jesus