Letanías de reparación al Sagrado Corazón de Jesús

Letanías de reparación al Sagrado Corazón de Jesús

Letanía de reparación

Esta Letanía de Reparación al Santísimo Sacramento, se puede hacerse en una Exposición, con motivo de una Visita, o en cualquier otro momento o lugar.

single44

Está pensada para hacerse a coro, entre un Director y el grupo que responde.

Señor, ten piedad
Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad
Señor, ten piedad

En este primer grupo de invocaciones, los fieles responden: TEN PIEDAD DE NOSOTROS

Dios Padre Misericordioso
Ten piedad de nosotros
Dios Hijo, Camino, Verdad y Vida para el hombre,
Ten piedad de nosotros
Santísima Trinidad, un solo Dios,
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Amor oculto de Dios
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Vida Divina para los Hijos de Dios
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Semilla de Eternidad
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Multiplicada en el Altar para dar Vida al Mundo
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Que has acampado entre los tuyos y no Te reciben
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Levadura de Unidad entre los que conocen tu Evangelio
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Aniquilada sobre el Altar para dar fortaleza a los Humildes
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Ultrajada por las blasfemias de los hombres
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Desconsiderada por los soberbios
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Profanada por los impíos
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Abandonada por los impíos
Ten piedad de nosotros
Sagrada Hostia, Víctima de Reparación por los pecados del Mundo
Ten piedad de nosotros

En las siguientes peticiones se responde: PERDÓN, SEÑOR, PERDÓN

Por todas las blasfemias contra el Santo Nombre de Dios,
Perdón, Señor, perdón.
Por la profanación de los Domingos,
Perdón, Señor, perdón.
Por las faltas de respeto y devoción en tu Santo Templo,
Perdón, Señor, perdón.
Por la degradación de la Liturgia en tu Tanto Servicio,
Perdón, Señor, perdón.
Por la pérdida del espíritu de Adoración,
Perdón, Señor, perdón.
Por la frialdad con que te tratan muchos Sacerdotes,
Perdón, Señor, perdón.
Por la falta de “apetito” hacia el Pan de la Vida,
Perdón, Señor, perdón.
Por la indiferencia de los que a diario pasan por delante de tu Santo Templo,
Perdón, Señor, perdón.
Por los sacrilegios con que se profana el Sacramento del Amor,
Perdón, Señor, perdón.
Por tantas Comuniones indignas,
Perdón, Señor, perdón.
Por el abandono de tantos Sagrarios en los que Tú nos esperas,
Perdón, Señor, perdón.
Por las infidelidades de aquellos que se alimentan de Ti,
Perdón, Señor, perdón.
Por los que viven alejados de la Única Iglesia que Tú fundaste,
Perdón, Señor, perdón.
Porque no te amamos con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas,
Perdón, Señor, perdón.
Porque no amamos a nuestros hermanos como Tú nos amas,
Perdón, Señor, perdón.
Porque no tenemos deseos de Perfección,
Perdón, Señor, perdón.
Por tu amarga tristeza al ver la pérdida de tantas almas,
Perdón, Señor, perdón.
Por tu Pasión Eucarística,

Perdón, Señor, perdón.

A continuación se responde: TE ROGAMOS ÓYENOS

Nosotros, pecadores,
Te rogamos óyenos.
Que nos perdones,
Te rogamos óyenos.
Que nos hagas conocer tu Amor por nosotros en el Santísimo Sacramento,
Te rogamos óyenos.
Que nos concedas vivir en Ti, por Ti, de Ti, y para Ti, a los que nos alimentamos de tu Cuerpo y de tu sangre,
Te rogamos óyenos.
Que nos permitas ser testigos de tu Amor Sacramentado,
Te rogamos óyenos.
Que te dignes aceptar nuestra humilde reparación por el Inmaculado Corazón de María, la Primera Reparadora.
Te rogamos óyenos.

Para finalizar:

Cordero de Dios, que quitas los pecados del Mundo,
Perdónanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del Mundo,
Escúchanos, Señor.
Cordero de Dios, que quitas los pecados del Mundo,
Ten piedad de nosotros.

ORACIÓN

“Oh Jesús, que eres golpeado en nuestras Iglesias a manos de Satanás, te adoro en toadas las Partículas esparcidas, y destrozadas. Tómame por tu Sagrario, por tu Trono, por tu Altar. Me reconozco indigno de ello. Mas Tú quieres estar entre los que te aman, y yo te amo por mí y por quien no te ama. Que el dolor me empurpure como de sangre, a fin de que llegue a ser digno ornamento para recibirte a Ti, que quieres ser semejante a nosotros en esta hora del poder de las tinieblas. Que mi amor sea lámpara que arda delante de Ti, Santísimo, y mi holocausto, incienso” – Así sea.

Invocación final

BENDITO, ALABADO, ADORADO Y AMADO SEAS POR SIEMPRE, JESÚS, EN LOS CORAZONES DE LOS HOMBRES QUE TU CREASTE.

Cántico final

“Oh Jesús, que eres golpeado en nuestras Iglesias a manos de Satanás, te adoro en toadas las Partículas esparcidas, y destrozadas. Tómame por tu Sagrario, por tu Trono, por tu Altar. Me reconozco indigno de ello. Mas Tú quieres estar entre los que te aman, y yo te amo por mí y por quien no te ama. Que el dolor me empurpure como de sangre, a fin de que llegue a ser digno ornamento para recibirte a Ti, que quieres ser semejante a nosotros en esta hora del poder de las tinieblas. Que mi amor sea lámpara que arda delante de Ti, Santísimo, y mi holocausto, incienso” – Así sea.

Invocación final

BENDITO, ALABADO, ADORADO Y AMADO SEAS POR SIEMPRE, JESÚS, EN LOS CORAZONES DE LOS HOMBRES QUE TU CREASTE.

Cántico final

DOCUMENTO DESCARGABLE

Word 2

Fuente: Amistad en Cristo, Nuevo Amanecer  http://amistadencristo.org/letania-de-reparacion/

Anuncios
Santa Margarita María de Alocoque y el Sagrado Corazón de Jesús

Santa Margarita María de Alocoque y el Sagrado Corazón de Jesús

con estampa cuadradoMargarita nació en Borgoña el 22 de julio de 1647 y murió el 17 de octubre de 1690. Pasó su infancia en una pensión de religiosas Clarisas. Siendo muy joven hizo voto de castidad y recibió la Primera Comunión a los 9 años. A los diez años tuvo una enfermedad reumática que le obligó a guardar cama hasta los 15 años. Estando muy enferma hizo una promesa a la Virgen de ser “hija suya” si le curaba; al poco tiempo se curó milagrosamente.

A pesar de la promesa realizada a la Virgen, Margarita se olvidó de sus palabras y comenzó a llevar una vida “tras la vanidad y afecto de las criaturas”. Pasaron de esa forma varios años, en los que el Señor no cejaba de llamarla a la vocación religiosa y ella daba largas. Fue definitivo que le apareciera Jesucristo flagelado haciéndole ver que esas llagas las había sufrido para ganar su corazón.

Aquella visión, sumada a la recepción del sacramento de la Confirmación, fue un punto de inflexión para santa Margarita María, la cual cambió su vida a partir de una conciencia limpia y delicada y un odio y dolor por cualquier pecado. Pido la admisión en el monasterio de La Visitación de Paray-le-Monial, con la oposición de su familia.

Durante su vida en el convento, el Señor la favoreció con muchas gracias y revelaciones. Allí dio ejemplo de caridad y humildad. Hizo su voto de profesión en 1672.

Santa Margarita y el Sagrado Corazón de Jesús

margarita-maria-alacoqueLa primera de las Revelaciones fue el 27 de diciembre de 1673, estando arrodillada ante el Santísimo, se le apareció en persona Jesucristo con el corazón, literalmente ardiendo, a la vista y le dijo lo siguiente:

“Mi Divino Corazón, está tan apasionado de amor a los hombres, en particular hacia ti, que, no pudiendo contener en el las llamas de su ardiente caridad, es necesario que las derrame valiéndose de ti y se manifieste a ellos para enriquecerlos con los preciosos dones que te estoy descubriendo los cuales contienen las gracias santificantes y saludables necesarias para separarles del abismo de perdición”.

A continuación cuenta Santa Margarita que el Señor “sacó una llama de su adorable corazón” y lo puso junto al suyo, en el costado diciéndole lo siguiente:

 “He ahí, mi bien amada, una preciosa prenda de mi amor, que encierra en tu costado una chispa de sus más vivas llamas, cuyo ardor no se extinguirá ni enfriará, para que te consumas hasta el último instante. Y como prueba de que la gracia que te acabo de conceder no es nada imaginario, aunque he cerrado la llaga de tu costado, te quedará para siempre su dolor y, si hasta el presente solo has tomado el nombre de esclava mía, ahora te doy el de discípula muy amada de mi Sagrado Corazón”.

A partir de aquel momento Santa Margarita tuvo, en su costado una reproducción de la Sagrada Llaga, que, inexplicablemente, se abriría todos los primeros viernes de cada mes, precisamente cuando el Santísimo se le revelaba.

 single44La segunda revelación fue tres meses después. Se le apareció el Sagrado Corazón “en un trono de llamas, mas brillante que el sol, y transparente como el cristal, con la llaga adorable, rodeado de una corona de espinas”. Allí fue cuando el Sagrado Corazón empezó descubrir sus intenciones y promesas, como por ejemplo, que “esparciría sus gracias dondequiera que estuviese expuesta su santa imagen”.

La tercera revelación que se conoce fue en la fiesta del Corpus Christi de 1674 y allí, después de un “recogimiento extraordinario de todos mis sentidos y potencias”, como lo cuenta ella, se le apareció el Señor “resplandeciente de gloria, con sus cinco llagas brillantes, como cinco soles y despidiendo de su sagrada humanidad rayos de luz de todas partes pero sobre todo de su adorable pecho, que parecía un horno encendido; y, habiéndose abierto, me descubrió su Sagrado Corazón”.

Allí el Señor le hace unas peticiones.

Entre las palabras que el Señor dirigió a santa Margarita María de Alacoque, le dijo que anunciara que daría multitud de beneficios a los devotos a su Sagrado Corazón. Las promesas que hizo son las siguientes:

  1. Les daré todas las gracias necesarias a su estado.
  2. Daré paz a sus familias.
  3. Los consolaré en todas sus aflicciones.
  4. Seré su amparo y refugio seguro durante su vida, y principalmente en la hora de la muerte.
  5. Bendeciré abundantemente sus obras que redunden en mi mayor gloria.
  6. Los pecadores hallarán en mi Corazón la fuente y el océano infinito de misericordia.
  7. Las almas tibias se harán fervorosas.
  8. Las almas fervorosas se elevarán con rapidez a gran perfección.
  9. Daré a los sacerdotes la gracia de mover los pecadores más endurecidos.
  10. Bendeciré las casas en que la imagen de mi Corazón sea expuesta y honrada.
  11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás serán borrados de él.
  12. Yo te prometo, en la excesiva misericordia de mi Corazón, que mi amor todopoderoso otorgará a cuantos comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final; no morirán privados de mi gracia ni de recibir los sacramentos, pues mi divino Corazón se convertirá para ellos en seguro asilo en aquella hora postrera.

Ante las revelaciones que santa Margarita decía recibir la Superiora no le creía, siendo eso de gran prueba para la Santa. Todo cambiaría cuando llegó el Padre Claudio La Colombiere. Nada más verlo Santa Margarita oyó en su interior “He aquí al que te he enviado”. Santa Margarita le contó todo al Padre La Colombiere y él la creyó, estaba convencido de que era una señal divina frente al Jansenismo y un don de Dios. Por fin, Santa Margarita María no sería incomprendida por sus superiores.

Entonces, el 16 de julio de 1675 se le apareció el Señor en persona por última vez y dijo lo siguiente:

Sacred_Heart_Holy_Card“He aquí el Corazón que tanto ha amado a los hombre y que no ha ahorrado nada hasta el extremo de agotarse y consumirse para testimoniarles su amor. Y, en compensación, sólo recibe, de la mayoría de ellos, ingratitudes y desprecios. Pero lo que más me duele es que se porten así los corazones que se me han consagrado. Por eso te pido que el primer viernes después de la octava del Corpus se celebre una fiesta especial para honrar a mi Corazón, y que se comulgue dicho día para pedirle perdón y reparar los ultrajes recibidos. También te prometo que mi Corazón se dilatará para esparcir en abundancia su divino amor sobre quienes le hagan ese honor y procuren que se le tribute.”

Santa Margarita, por orden de la Superiora, puso por escrito todo lo que le había sucedido.

Fuentes: http://www.gecoas.com/religion/Trabajos/sgado_corazon/Santa_margarita.htm

Sagrado Corazón de Jesús – “En Tí está la fuente viva”. San Buenaventura

Sagrado Corazón de Jesús – “En Tí está la fuente viva”. San Buenaventura

Sin título

Opúsculo 3, El árbol de la vida 29-30.47

Y tú, hombre redimido, considera quién, cuál y cuán grande es éste que está pendiente de la cruz por ti. Su muerte resucita a los muertos, su tránsito lo lloran los cielos y la tierra, y las mismas piedras, como movidas de compasión natural, se quebrantan. ¡Oh corazón humano, más duro eres que ellas, si con el recuerdo de tal víctima ni el temor te espanta, ni la compasión te mueve, ni la compunción te aflige, ni la piedad te ablanda!
Para que del costado de Cristo dormido en la cruz se formase la Iglesia y se cumpliese la Escritura que dice: Mirarán al que atravesaron, uno de los soldados lo hirió con una lanza y le abrió el costado. Y fue permisión de la divina providencia, a fin de que, brotando de la herida sangre y agua, se derramase el precio de nuestra salud, el cual, manando de la fuente arcana del corazón, diese a los sacramentos de la Iglesia la virtud de conferir la vida de la gracia, y fuese para los que viven en Cristo como una copa llenada en la fuente viva, que salta hasta la vida eterna.
Levántate, pues, alma amiga de Cristo, y sé la paloma que anida en la pared de una cueva; sé el gorrión que ha encontrado una casa y no deja de guardarla; sé la tórtola que esconde los polluelos de su casto amor en aquella abertura sacratísima. Aplica a ella tus labios para que bebas el agua de las fuentes del Salvador. Porque ésta es la fuente que mana en medio del paraíso y, dividida en cuatro ríos que se derraman en los corazones amantes, riega y fecunda toda la tierra.
Corre, con vivo deseo, a esta fuente de vida y de luz, quienquiera que seas, ¡oh alma amante de Dios!, y con toda la fuerza del corazón exclama:
«¡Oh hermosura inefable del Dios altísimo, resplandor purísimo de la eterna luz! ¡Vida que vivificas toda vida y luz que iluminas toda luz y conservas en perpetuo resplandor millares de luces, que desde la primera aurora fulguran ante el trono de tu divinidad!
¡Oh eterno e inaccesible, claro y dulce manantial de la fuente oculta a los ojos mortales, cuya profundidad es sin fondo, cuya altura es sin término, su anchura ilimitada y su pureza imperturbable!
De ti procede el río que alegra la ciudad de Dios, para que, con voz de regocijo y gratitud, te cantemos himnos de alabanza, probando por experiencia que en ti está la fuente viva, y tu luz nos hace ver la luz.

FUENTE: Corazones.org http://www.corazones.org/biblia_y_liturgia/oficio_lectura/sagrado_corazon.htm

Oración diaria para el mes del Sagrado Corazón de Jesús.

Oración diaria para el mes del Sagrado Corazón de Jesús.

gloria amor y reparacion

ORACIÓN PREPARATORIA

¡Oh Dios, que por medio del corazón de tu Hijo, herido por nuestras culpas, te dignas, en tu misericordia infinita, darnos los tesoros de tu amor!; te pedimos nos concedas que, al presentarle el devoto obsequio de nuestra piedad, le ofrezcamos tambien el homenaje de una digna satisfacción. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor. Amén

ACTO DE CONFIANZA EN EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS

¡Oh Corazón de Jesus, Dios y hombre verdadero, refugio de los pecadores y esperanza de los que en Vos confían!; Vos nos decís amablemente: Vengan a mí; y nos repetís las palabras que dijiste al paralitico: Confía, hijo mio; tus pecados te son perdonados, y a la mujer enferma: Confía, hija; tu fe te ha salvado, y a los apóstoles: Confíen, yo soy; no teman.
Animado con estas tus palabras, acudo a Vos con el corazón lleno de confianza, para decirte sinceramente y de los más intimo de mi alma: ¡Corazón de Jesús, en vos Confío!
-En mis alegrías y tristezas, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis negocios y empresas, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis prosperidades y adversidades, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las necesidades de mi familia, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las tentaciones del demonio, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las instigaciones de mis propias pasiones, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las persecuciones de mis enemigos, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En las murmuraciones y calumnias, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis enfermedades y dolores, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En mis defectos y pecados, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En la santificación y salvación de mi alma, Corazón de Jesus, en vos confío.
-Siempre y en toda ocasión, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En vida y muerte, Corazón de Jesus, en vos confío.
-En tiempo y eternidad, Corazón de Jesus, en vos confío.

ORACIÓN FINAL

Corazón de mi amable Jesus, confío y confiaré siempre en tu bondad; y, por el corazón de tu Madre, te pido que no desfallezca nunca esta mi confianza en Vos, a pesar de todas las contrariedades y de todas la pruebas que Vos quisieras enviarme, para que, habiendo sido mi consuelo en vida, seas mi refugio en la hora de la muerte y mi gloria por toda la eternidad. Amén.

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS.

¡EN VOS CONFÍO!